Los siervos de Dios:

Los siervos de Dios:

Los siervos de Dios vivimos en su presencia y tenemos algo más que palabras humanas para dar y decir, tenemos algo más que reglas de ética que recomendar, Cristo mismo vive en nosotros y somos un templo santo de Dios. Esto es algo Sobrenatural, tenemos para ofrecer la misma vida de Cristo que está en nosotros a otras personas que tengan sed de Dios. En nosotros “Hay algo sobrenatural” en todos los aspectos, no pertenecemos al reino de este mundo, sino al Reino de Dios y podemos demostrarlo con señales, prodigios y milagros (cuando Dios nos guía y es su momento) estas señales sobrenaturales nos acompañan, podemos echar fuera demonios, tener palabras proféticas, Cristo puede hablar a través de nosotros y no damos sermones estudiados de libros de otros autores del pasado, nos movemos en el poder más grande del universo: El del Espíritu Santo, el mismo poder que se movió Jesucristo aquí en la tierra.

Por eso el poder de Dios está con nosotros para sanar, salvar etc.

Cuando veas a un verdadero siervo de Dios y no a un fariseo “religioso” (que fueron los que echaron a Jesús y lo mandaron a la cruz por la voluntad permisiva de Dios) (y tampoco un religioso por profesión, ni alguien que toma el servir a Dios como un trabajo y si no le pagan se va) Cuando veas a un verdadero siervo de Dios pensá:

¡Este hombre trae algo sobrenatural, aquí hay algo sobrenatural! ¡Y es así!: traemos la “atmosfera” del Reino de los cielos, la presencia misma de Dios, la trinidad vive en nosotros y Dios puede hacer cualquier milagro a través nuestro.

Somos sus Hijos-Embajadores. Estamos respaldados por el cielo mismo rodeados de poderosos ángeles, salimos venciendo y para vencer, Dios nos bendice y somos de bendición.

Estamos para deshacer las obras del diablo: pecados y echarlo demonios de personas, casas, territorios etc. Somos benditos porque venimos en el nombre del Señor.

Usted puede ser un siervo/ a de Dios también y cuente conmigo para ello. Ese es mi llamado. Predicador Gustavo Isbert. (Me hago llamar predicador simplemente porque ni los cristianos entienden mucho de nombres o ministerios de Dios. pero en realidad los 5 ministerios operan en mi vida.) Efesios 4:11-12.

Todo lo que Dios es en mí y todo lo que me da es para compartirlo y trasmitírtelo a ti, ya que Dios nos ha dotado de dones sobrenaturales para ser de bendición a los demás. Todo lo que recibo es para dar y ser de bendición. Dios me dijo: te bendeciré y serás de bendición y para esto mismo te he levantado para mostrar en ti mi poder y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. Dios nos ha ungido con su Espíritu Santo y con poder para hacer bienes y sanar a todos los oprimidos por el diablo porque Dios está con nosotros. (Juan 16:13)
Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.
(Juan 16:14)
El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.
(Santiago 4:7)
Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
(Juan 10:10)
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

(Isaías 61:1)

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

(Isaías 61:2)

a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro (Dios va a juzgar a todos los que quieran destruir la obra de Dios aunque sea ministros religiosos) a consolar a todos los enlutados;

(Isaías 61:3)

a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

(Isaías 61:4)

Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.

¡VIENE UNA REFORMA DE PARTE DE DIOS!

¡CADA COSA SERÁ PUESTA EN SU LUGAR!

¡DIOS DARA GRACIA A LOS HUMILDES Y LEVANTARÁ A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD!

¡DIOS REVELARÁ LAS INTENCIONES Y LOS PENSAMIENTOS OCULTOS DE LOS CORAZONES DE LOS MINISTRO RELIGIOSOS!

¡ESTE ES EL MOMENTO Y EL TIEMPO DE DIOS!

(Hebreos 4:13)

Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Dios bendiga a los miles de siervos de Dios humildes y sinceros que son de bendición y salvación para las personas. Este es el tiempo que reciban valentía de parte de Dios y esgriman las armas de la luz, dios los sacará del anonimato y la gente sensible a las cosas de Dios los reconocerán.

Ser buenos, humildes y trasmitir el amor de Dios y su poder será su característica principal.

Benditos los que vienen en el nombre del Señor.

Predicador Gustavo Isbert.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s