Debemos ser personas de oración:

Dios da por sentado que seremos personas de oración.

Busca un lugar apartado (tu cuarto) u otro para orar.

Eso hacía Jesús.

(Lucas 5:16)

Más él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.

Ten la convicción que:

  1. Dios está allí contigo.
  2. Que ve todas las cosas y te está escuchando.
  3. Que tendrás respuestas vivibles.

(Mateo 6:6)

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Debemos estar a solas con Dios: Entonces “veremos” y escucharemos sus palabras El nos va a hablar y no solo escuchar. (Tenga un cuaderno para anotar).

(Jeremías 23:18)

Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó?

Al escuchar las palabras de Dios y luego trasmitirlas a otras personas el pueblo alinearía su vida de acuerdo a la voluntad de Dios expresada en su palabra. Es necesario el arrepentimiento. Marcos 6:12; Hechos 26:20.

(Jeremías 23:22)

Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.

Además de hablar revela sus propósitos y voluntad a los que están con El.

(Amós 3:7)

Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

Los que oran mucho se transforman en profetas porque escuchan la voluntad de Dios y sus propósitos.

(Lucas 2:36-38)

Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad,

y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. (La oración es un SERVICIO A DIOS MUY IMPORTANTE).

Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios, y hablaba del niño (sabía que era Dios y profetizaba de El) a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.

(En otras palabras a los que les interesaba el tema) a muchos (inclusive cristianos) no les interesan muchas cosas.

(1 Juan 5:2)

En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.

Debemos orar de acuerdo a su voluntad, el don de fe nos da la convicción de la voluntad de Dios lo mismo otros dones del Espíritu santo que actúan en conjunto en momentos de necesidad.

(1 Juan 5:14)

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

(1 Juan 5:15)

Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

Debemos confesar y arrepentirnos de pecados ocultos y no pedir bendición si estamos en disciplina da Dios.

(Proverbios 28:13)

El que encubre sus pecados no prosperará;

Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

(Salmos 32:5)

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.

Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

Lea Isaías 38:1-9; Y Dios nos puede sorprender con milagros inesperados y muy grandes. Efesios 3:20.

El rey Ezequías pudo orar así (pidiendo ser sanado) declarando su fidelidad a Dios y basado en ella se la recordó.

No se puede esperar respuesta de Dios por ejemplo al pedir a Dios que lo sane de ser un borracho a punto de morir por esa causa para luego tomar mejor. O pedir ser sanado de Sida para no morirse y seguir pecando sexualmente.

Si Dios puede hacer cualquier milagro…pero… tome la decisión de no pecar más.

(Isaías 38:2)

Entonces volvió Ezequías su rostro a la pared, e hizo oración a Jehová,

(Isaías 38:3)

y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro.

(Isaías 38:4)

Entonces vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo:…te sano.

———————————————————————————————————–

Es fundamental predicar el arrepentimiento:

(Marcos 1:14)

…Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del Reino de Dios,

(Marcos 1:15)

diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

(Marcos 6:12)

Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen.

(Hechos 3:19)

Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,

(Hechos 26:19-20)

No fui rebelde a la visión celestial, sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s