Usted debe saber estas cosas.

USTED DEBE SABER ESTAS COSAS.

1.

Usted fue hecho por Dios para ir al cielo (en el paraíso de Dios) y estar eternamente con El.

Lucas 23:43; 2 Corintios 12:4; Apocalipsis 2:7;

En el cielo hay cosas tan hermosas que nadie se las puede imaginar y ni siquiera pensar. (Es una tremenda sorpresa que tiene Dios para los que somos de El). 1 Corintios 2:9

Usted fue creado para estar en el Paraíso y tener amistad con Dios, Jesús los ángeles y todos los que irán luego de morir allí y los que ya están allí porque murieron y son de Dios. 1 Tesalonicenses 4.17.

Si somos de Dios podemos tener amistad con El estando aún vivos.

1 Tesalonicenses 5:10

En el cielo hay mansiones preparadas para los que decidieron obedecerle y recibieron a Cristo como su salvador, Señor y su Rey acá en la tierra. Juan 14:2-3.

Estas hecho para reinar con Cristo (aunque esto parezca demasiado bueno es lo que dice Dios en su palabra). Apocalipsis 5:10; 22:5; Lucas 12:32; Lucas 22:29; Daniel 7:18; 22, 27; Mateo 25:34;

Este mundo no es el fin de todo. Apocalipsis 21:1-7; 2 Pedro 3:13.

Al morir solo podemos ir a dos lugares al cielo o al infierno, al cielo van los que decidieron seguir a Dios y obedecerle y al infierno los que nunca tomaron esa decisión, fueron indiferentes y permanecieron en sus pecados.

Mateo 25:46.

Al morir el cuerpo queda aquí en la tierra pero tu espíritu va al cielo si eres de Dios. Hechos 7:59; Lucas 23:46; Génesis 25:8.

Dios te hizo para hacerte participe de su Reino y Gloria.

1 Tesalonicenses 2:12;

Jesús pidió al Padre que los seguidores de El estén para siempre con El y participen de su gloria. Juan 17:24.

Dios te hizo y como es tu Padre te declara su heredero y co-heredero con Cristo de TODAS las cosas. Gálatas 4:7; Santiago 2:5; Romanos 8:17; Apocalipsis 21:7;

¡ESTO ES MARAVILLOSO! ¡QUE BUENO ES DIOS!

Si usted lo desea puede corroborar lo escrito con los versículos de la palabra de Dios:

(Lucas 23:43)

Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

(2 Corintios 12:4)

que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.

(Apocalipsis 2:7)

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

(1 Corintios 2:9)

Como está escrito:

Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,

Ni han subido en corazón de hombre,

Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

(1 Tesalonicenses 4:17)

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

(1 Tesalonicenses 5:10)

Jesús murió por nosotros para que ya sea que velemos, (estemos vivos) o que durmamos (muramos), vivamos juntamente con él.

(Juan 14:2)

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

(Juan 14:3)

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

(Apocalipsis 5:10)

y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

(Apocalipsis 22:5)

No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos.

(Lucas 12:32)

No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.

(Lucas 22:29)

Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí,

(Daniel 7:18)

Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre.

(Daniel 7:22)

hasta que vino el Anciano de días (Dios), y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino.

(Daniel 7:27)

y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.

(Mateo 25:34)

Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

(2 Pedro 3:13)

Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

(Apocalipsis 21:1)

VIH un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.

(Apocalipsis 21:2)

Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

(Apocalipsis 21:3)

Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

(Apocalipsis 21:4)

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

(Apocalipsis 21:5)

Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

(Apocalipsis 21:6)

Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

(Apocalipsis 21:7)

El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

(Mateo 25:46)

E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

(Hechos 7:59)

Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu.

(Lucas 23:46)

Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró.

(Génesis 25:8)

Y exhaló el espíritu, y murió Abraham en buena vejez, anciano y lleno de años, y fue unido a su pueblo.

(1 Tesalonicenses 2:12)

y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria.

(Juan 17:24)

Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.

(Gálatas 4:7)

Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

(Santiago 2:5)

Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?

(Romanos 8:17)

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

(Apocalipsis 21:7)

El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

¡Gracias Dios por tanto amor para con nosotros!

Predicador Gustavo Isbert

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s