San Juan capítulo 4.

San Juan capítulo 4.

Una mujer tenía sed de Dios y su vida era un desastre, pero Jesucristo estaba al lado de ella y habló con ella (como está al lado tuyo en este momento). Jesús le dice:

(S. Juan 4:10, 14)

Si tan sólo supieras el regalo que Dios tiene para ti (LA SALVACIÓN DE TU ALMA) y con quién estás hablando, (CON DIOS MISMO) tú me pedirías a mí, y yo te daría agua viva…todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna.

La fuente que debe estar en ti es Jesús mismo (déjalo entrar ahora en tu vida) y de El saldrán de ti aguas frescas y en movimiento para satisfacer la sed de millones, porque esa fuente que está en ti y se llama Jesús no se agota nunca.

Depende de ti da abrir el grifo para que esa agua sane y salve a los demás.

Predica la palabra de Dios, enséñala, ora por los enfermos y cumple con la Gran Comisión de Jesús. Mateo 28:18-20.

¿Que tenés que hacer muchas cosas antes? no te preocupes lee Mateo 6:33.

¿Qué pasó con la mujer? Fue perdonada Jesús le arregló su vida fue salva y se convirtió en una predicadora a través de la cual muchos fueron al cielo ya que ella los llevó a Jesús.

Predicador Gustavo Isbert

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s