MISTERIOS DEL REINO DE DIOS:

MISTERIOS DEL REINO DE DIOS:

Dios revela misterios a sus hijos:

(Mateo 13:11)

El (Jesús) respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del Reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

El Ángel Gabriel le dijo a la Virgen María: Que de ella iba a nacer un Rey eterno.

(Lucas 1:31)

Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.

(Lucas 1:32)

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; (Jesús era descendiente del rey David).

(Lucas 1:33)

y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su Reino no tendrá fin.

Ese Rey ES JESUCRISTO:

(Lucas 4:43) Y El hablaba siempre sobre las buenas noticias de ese Rey y de su Reino eterno…que era El mismo.

Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del Reino de Dios; porque para esto he sido enviado.

(Lucas 7:28) Todos los que entraban a ese Reino serían mayores que el mayor de los anteriores.

Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él.

(Lucas 9:2) Y los envió a predicar lo mismo.

Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.

(Lucas 9:11) Jesús demostraba que el Reino estaba viniendo con las señales del cielo (en el cielo no hay enfermos)

Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del Reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados.

(Lucas 9:27) Jesús afirmaba estas verdades.

Pero os digo en verdad, que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que vean el Reino de Dios.

(Lucas 9:60) Tan importante es que a un hijo le dijo que los muertos espirituales se ocupen de sus cosas pero los que son de El deben anunciar la venida del Reino de Dios a la tierra con las señales que le siguen.

Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú vé, y anuncia el Reino de Dios.

(Lucas 10:9)

y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.

(Lucas 11:2) Por siglos hemos orado QUE VENGA EL REINO DE DIOS Y QUE SE HAGA LA VOLUNTAD DE DIOS EN LA TIERRA COMO SE HACE EN EL CIELO (Tal vez sin saber lo que estábamos pidiendo).

Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

(Apocalipsis 11:15)

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los Reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo (Jesús) y El reinará por los siglos de los siglos.

(Apocalipsis 17:14) Sin duda Jesús es el Rey eterno.

Pelearán contra el Cordero, (Jesús) y el Cordero los vencerá, porque El es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

(Apocalipsis 19:16)

Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

TODAS LAS PERSONAS DE TODA LA HISTORIA RECONOCERÁN QUE JESÚS ES EL SEÑOR (EL REY) (Aunque la mayoría lo hará por obligación) ya que esas personas no le recibieron como Rey ni quisieron someterse a sus leyes perfectas. Su destino será el infierno porque ellos decidieron eso.

Esta fue la actitud que tuvo Jesús para salvarnos:

(Filipenses 2:6) Aunque era Dios, no consideró que el ser igual a Dios fuera algo a lo cual aferrarse.

(Filipenses 2:7)

En cambio, renunció a sus privilegios divinos; adoptó la humilde posición de un esclavo y nació como un ser humano. Cuando apareció en forma de hombre,*

(Filipenses 2:8)

se humilló a sí mismo en obediencia a Dios y murió en una cruz como morían los criminales.

(Filipenses 2:9)

Por lo tanto, Dios lo elevó al lugar de máximo honor y le dio el nombre que está por encima de todos los demás nombres

(Filipenses 2:10)

para que, ante el nombre de Jesús, se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra,

(Filipenses 2:11)

y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre.

JESÚS SE HACÍA LLAMAR EL HIJO DEL HOMBRE, Y UNA DE LAS RAZONES ERA PARA IDENTIFICARSE CON EL REY ANUNCIADO EN DANIEL 7:13-14 (ver texto más adelante)

(Mateo 25:31) Este versículo concuerda con lo dicho por el profeta Daniel.

»Pero, cuando el Hijo del Hombre (Jesús) venga en su gloria acompañado por todos los ángeles, entonces se sentará sobre su trono glorioso.

(Marcos 14:62) Ver Daniel 7:13-14

Jesús dijo: —YO SOY. (Diciendo de esta manera que es Dios. Éxodo 3:14) Y ustedes verán al Hijo del Hombre sentado en el lugar de poder, a la derecha de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.

EL PROFETA JEREMÍAS TAMBIÉN HABLÓ DE ESTAS COSAS.

(Jeremías 23:5)

Pues se acerca la hora —dice el SEÑOR—, cuando levantaré a un descendiente justo del linaje del rey David. (Jesús era descendiente del rey David) Él será un Rey que gobernará con sabiduría; hará lo justo y lo correcto por toda la tierra.

(Daniel 7:13)

Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, (Recuerde Jesús cuando se refería a El mismo se llamaba así) que vino hasta el Anciano de días, (Dios Padre) y le hicieron acercarse delante de él.

(Daniel 7:14)

Y le fue dado (A JESÚS) dominio, gloria y Reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su Reino uno que no será destruido.

Jesús prometió que sus hijos, sus seguidores, los verdaderos cristianos reinarían con El para siempre. Apocalipsis 22:5; 5:10; Lucas 22:29; 12:32.

(Daniel 7:18)

Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre.

(Daniel 7:22)

….vino el Anciano de días, (Dios Padre) y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos (todos los creyentes, Filipenses 1:1; 1 Corintios 1:2) recibieron el reino.

Será un Reino único y para siempre y no habrá más otro Reino que no sea el suyo.

(Daniel 2:44)

….el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre.

(Apocalipsis 11:15)

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los Reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él (JESUCRISTO) reinará por los siglos de los siglos.

¿QUIERES ENTRAR EN EL REINO DE DIOS?:

¡Debes nacer de nuevo del Espíritu Santo!

(Juan 3:3) Jesús le dijo a Nicodemo (el era un maestro de las sagradas escrituras) pero no sabía que tenía que entrar en el Reino de Dios para poder “Verlo”:

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el Reino de Dios.

(Marcos 12:34) Este hombre era bastante bueno (como Nicodemo) pero no había entrado en el Reino de Dios, sino que solo estaba cerca.

Jesús entonces, viendo que había respondido sabiamente, le dijo: No estás lejos del Reino de Dios.

¿Quiere entrar?

¡Por favor haga esta oración de todo corazón! :

Dios mío en este momento te pido perdón por todos mis pecados, me arrepiento de cada uno de ellos, y recibo en mi corazón a Jesús como mi Señor, como mí salvador y como mi Rey. Jesús entra ahora en mi vida y dame tu Espíritu Santo. Recibo ahora tu perdón, tu salvación y la vida eterna. Muchas gracias. Amén.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s