SI USTED ES UN VERDADERO CRISTIANO ES: UNA CASA DE DIOS Y UNA PUERTA DEL CIELO Y ÁNGELES SUBEN Y BAJAN DEL CIELO SOBRE USTED.

(Salmos 19:7) Enseñamos la palabra de Dios porque:

Las enseñanzas del SEÑOR son perfectas, reavivan el alma. Los decretos del SEÑOR son confiables, hacen sabio al sencillo.

SI USTED ES UN VERDADERO CRISTIANO ES: UNA CASA DE DIOS Y UNA PUERTA DEL CIELO Y Ángeles suben y bajan del cielo sobre usted.

(Génesis 28:12) Jacob, un hombre de Dios.

Mientras dormía, soñó con una escalera que se extendía desde la tierra hasta el cielo, y vio a los ángeles de Dios que subían y bajaban por ella.

(Génesis 28:13)

En la parte superior de la escalera estaba el SEÑOR, quien le dijo: «Yo soy el SEÑOR, Dios de tu abuelo Abraham, y Dios de tu padre Isaac. La tierra en la que estás acostado te pertenece. Te la entrego a ti y a tu descendencia.

(Génesis 28:15)

He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres…porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.

(Génesis 28:16)

Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía.

(Génesis 28:17)

Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo.

(Génesis 28:16)

Entonces Jacob se despertó del sueño y dijo: ¡Ciertamente el SEÑOR está en este lugar, y yo ni me di cuenta!

(Génesis 28:17)

pero también tuvo temor y dijo: «¡Qué tan temible es este lugar! No es ni más ni menos que la casa de Dios, ¡la puerta misma del cielo!».

(Génesis 28:19)

Llamó a aquel lugar Betel (que significa «casa de Dios»), aunque antes se llamaba Luz. (Primero ves la luz y luego te transformas en casa de Dios y la luz está en ti).

—————————————————————————————————–

(1 Corintios 6:19) ¡Ahora somos nosotros los cristianos una casa de Dios! Y la mayoría no se dan cuenta.

¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos,

(1 Corintios 6:17)

Pero la persona que se une al Señor es un solo espíritu con él.

(1 Corintios 6:17)

Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. El espíritu del hombre unido al Espíritu de Dios.

Entonces sucede esto en nuestro interior, hay un cambio producido por el Espíritu santo, que es el Espíritu de Cristo en nosotros que nos hace mas parecidos a Jesús. Ejemplo de si el espíritu de un poeta pudiera entrar en nosotros (y eso es imposible) compondríamos poesías como el.

(1 Corintios 6:11)

Algunos de ustedes antes eran así. Pero fueron limpiados; fueron hechos santos; fueron hechos justos ante Dios al invocar el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

(1 Pedro 1:10-11)

Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

(1 Corintios 3:16)

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

(1 Corintios 3:17)

Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

(2 Corintios 1:21)

Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, (con el Espíritu Santo) es Dios,

(2 Corintios 1:22)

el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras (la seña) del Espíritu Santo en nuestros corazones.

(2 Corintios 1:22)

y nos identificó como suyos al poner al Espíritu Santo en nuestro corazón como un anticipo que garantiza todo lo que él nos prometió.

(2 Corintios 5:1) El tabernáculo en el Antiguo testamento era donde moraba Dios. Y las escrituras nos llaman tabernáculo a nosotros, a cada cristiano. Porque la trinidad vive en nosotros.

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.

(2 Corintios 5:5)

Más el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.

(2 Corintios 5:5)

Dios mismo nos ha preparado para esto y, como garantía, nos ha dado su Espíritu Santo.

(2 Corintios 6:16)

Pues nosotros somos el templo del Dios viviente. Como dijo Dios: «Viviré en ellos y caminaré entre ellos.

Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

(2 Corintios 6:16)

Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo:

Habitaré y andaré entre ellos,

Y seré su Dios,

Y ellos serán mi pueblo.

(Gálatas 4:6)

Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!

—————————————————————————————————

(1 Corintios 2:10) Al tener el Espíritu Santo pasa esto:

Pero fue a nosotros a quienes Dios reveló esas cosas por medio de su Espíritu. Pues su Espíritu investiga todo a fondo y nos muestra los secretos profundos de Dios.

(1 Corintios 2:11)

Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios.

(1 Corintios 2:12)

Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado.

(1 Corintios 2:13)

Les decimos estas cosas sin emplear palabras que provienen de la sabiduría humana. En cambio, hablamos con palabras que el Espíritu nos da, usamos las palabras del Espíritu para explicar las verdades espirituales.

(1 Corintios 2:14)

Pero los que no son espirituales no pueden recibir esas verdades de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque sólo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir.

—————————————————————————————————–

(1 Corintios 2:4)

y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,

(1 Corintios 2:5)

para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

(Romanos 15:18) Cristo vivía en S. Pablo y en cada creyente y hoy es igual.

Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras,

(Romanos 15:19)

con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

(Romanos 15:20)

Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio…

(Romanos 5:5)

…el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

(Romanos 8:8)

y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

(Romanos 8:9)

Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu (Santo) si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

(Romanos 8:13)

porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

(Romanos 8:14)

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

(Romanos 8:16)

Pues su Espíritu se une a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios.

————————————–

(Juan 10:7) Al Jesús vivir en nosotros nos convertimos en una puerta del cielo.

…Les digo la verdad, yo soy la puerta de las ovejas.

(Juan 10:9)

Yo soy la puerta; los que entren a través de mí serán salvos.

(Lucas 13:24)

—Esfuércense por entrar por la puerta angosta (es Jesús) del Reino de Dios, porque muchos tratarán de entrar pero fracasarán.

(Mateo 16:19) Jesús le dijo a Pedro: Luego Pedro habló que todos éramos una PIEDRA VIVA COMO EL. 1 Pedro 2:5. Jesucristo es la roca. La cabeza del ángulo, la piedra principal que sostiene todo.

Y te daré las llaves del Reino del cielo. Y a todos los que entiendan esto: que Jesús es el mesías, el Cristo.

(Apocalipsis 1:18) Jesús dijo:

y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Símbolo que solo el puede abrir y cerrar.

(Mateo 23:13)

Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.

(Lucas 11:52)

¡Qué aflicción les espera a ustedes, expertos en la ley religiosa! Pues le quitan a la gente la llave del conocimiento. (les enseñaban mal, no les enseñaban la manera de entrar al Reino de Dios) Ustedes mismos no entran al reino e impiden que otros entren.

(Apocalipsis 3:7)

»Escribe esta carta al ángel de la iglesia de Filadelfia. Éste es el mensaje de aquél que es santo y verdadero, el que tiene la llave de David. Lo que él abre, nadie puede cerrar; y lo que él cierra, nadie puede abrir:

(Colosenses 1:27)

Pues él quería que su pueblo supiera que las riquezas y la gloria de Cristo también son para ustedes, los gentiles. Y el secreto es: Cristo vive en ustedes. Eso les da la seguridad de que participarán de su gloria.

(Colosenses 1:27)

a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

(2 Corintios 13:5)

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

(Juan 14:23) Y El Padre también (¡Que terrible es esto, somos templo de Dios, de Jesús y del Espíritu santo!)

Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

—————————————————————————————————-

(Hebreos 1:14)

Por lo tanto, los ángeles sólo son sirvientes, espíritus enviados para cuidar a quienes heredarán la salvación.

(Daniel 10:12) Un ángel dice a Daniel.

Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido.

(Daniel 10:12)

Entonces dijo: «No tengas miedo, Daniel. Desde el primer día que comenzaste a orar para recibir entendimiento y a humillarte delante de tu Dios, tu petición fue escuchada en el cielo. He venido en respuesta a tu oración;

(Daniel 9:20)

Aún estaba hablando y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios;

(Daniel 9:21)

aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde.

(Daniel 9:22)

Él me explicó: «Daniel, he venido hasta aquí para darte percepción y entendimiento.

(Daniel 9:23)

En cuanto comenzaste a orar, se dio una orden y ahora estoy aquí para decírtela, porque eres muy precioso para Dios. Presta mucha atención, para que puedas entender el significado de la visión.

(Daniel 9:23)

Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela, porque tú eres muy amado.

Entiende, pues, la orden, y entiende la visión. (Dos cosas que hay que entender lo que quiere Dios ahora para nosotros y la visión). Es como la maqueta de un edificio que no está construido paro debe ser así y así se debe construir hasta terminar.

¡Sepa la orden de Dios para usted y sepa la visión!

¡Sepa que usted es ahora el tabernáculo donde mora Dios! ¡La trinidad está en usted! Usted es algo tremendo y no se pertenece a si mismo sino a Dios.

¡Sepa que usted es casa de Dios!

¡Sepa que usted es una puerta del Reino de los cielos!

¡Sepa que usted tiene las llaves del Reino de Dios, para abrir la puerta para que entren otros!

¡Sepa que continuamente (como con Daniel) Daniel 10:12; 9:20-23, ángeles suben y bajan del cielo llevando peticiones suyas y trayendo las respuestas! ¡Además que están para servirle y cuidarlo!… para que haga la voluntad de Dios, y llegue al cielo. Ellos son enviados para cuidar a los que serán herederos de la salvación, Hebreos 1:14, había muchos con Eliseo, y ninguno con los Sirios, solo habían demonios con ellos (los Sirios) que siempre son menos que los ángeles. 2 Reyes 6:15-17.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s