Solo por el Espíritu Santo en nosotros podemos vencer nuestra tendencia al pecado.

SOLO LA PRESENCIA DEL ESPÍRITU SANTO EN NUESTRAS VIDAS ES LA QUE NOS DA EL PODER PARA VENCER LOS DESEOS DE NUESTRA NATURALEZA PECAMINOSA.

Primero Escuchamos el mensaje de salvación: Y al creerlo, recibimos el Espíritu Santo y comenzamos a ser renovados por El y “los gustos” de Dios se van haciendo los nuestros.

(Tito 3:4)

Pero: «Cuando Dios nuestro Salvador dio a conocer su bondad y amor,

(Tito 3:5)

nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

LUEGO DEBEMOS SER LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO.

(Efesios 5:18)

Sed llenos del Espíritu Santo.

S.PABLO ORABA POR LOS NUEVOS CREYENTES PARA QUE SEAN LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO.

(Hechos 19:6)

Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.

(Romanos 8:12-13)

Por lo tanto, amados hermanos, no están obligados a hacer lo que su naturaleza pecaminosa los incita a hacer; pues, si viven obedeciéndola, morirán. Pero, si mediante el poder del Espíritu hacen morir las acciones de la naturaleza pecaminosa, vivirán.

(Efesios 4:23) Debemos permitirle actuar en nosotros.

Dejen que el Espíritu Santo les renueve los pensamientos y las actitudes.

(1 Corintios 6:17) El ser uno es decir al unirse nuestro espíritu al de Dios comenzamos a parecernos más a Dios.

La persona que se une al Señor es un solo espíritu con él.

(Gálatas 5:25) Debemos seguir su guía en todo.

Ya que vivimos por el Espíritu, sigamos la guía del Espíritu en cada aspecto de nuestra vida.

(Romanos 8:2)

Y, porque ustedes pertenecen a él, el poder del Espíritu Santo que da vida los ha libertado del poder del pecado, que lleva a la muerte.

(Romanos 8:8)

Por eso, los que todavía viven bajo el dominio de la naturaleza pecaminosa nunca pueden agradar a Dios. Y nunca pueden cumplir con los mandamientos de Dios.

(Romanos 8:9)

Pero ustedes no están dominados por su naturaleza pecaminosa. Son controlados por el Espíritu si el Espíritu de Dios vive en ustedes.

(Y recuerden que los que no tienen al Espíritu de Cristo en ellos, de ninguna manera pertenecen a él). EL QUE ES DE CRISTO TIENE EL ESPIRITU SANTO.

(Romanos 8:16)

Pues su Espíritu SE UNE A nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios.

(Romanos 8:23)

Tenemos al Espíritu de Dios en nosotros como una muestra anticipada de la gloria futura (es decir de que vamos a ir al cielo).

Dele gracias a Dios por su maravillosa obra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s