EL CAMINO EXELENTE:


14

El camino excelente

En Éxodo 28 leemos una descripción de las vesti­duras que el sumo sacerdote usaría al oficiar en el tabernáculo para adorar a Dios. El sumo sacerdote tenía una prenda llamada efod. Era azul y orlada con una decoración muy particular:

“Y en sus orlas harás granadas de azul, púrpura y carmesí alrededor, y entre ellas campanillas de oro alrededor. Una campanilla de oro y una granada, otra campanilla de oro y otra granada, en toda la orla alrededor.” (Éxodo 28:33-34.)

Las campanillas de oro pueden considerarse como un símbolo de los dones del Espíritu Santo. A los dones se los ve y se los oye, y son hermosos. Las cam­panillas tintineaban cuando el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo, invisible a los adoradores de afue­ra, aunque sabían que el estaba orando por ellos. De la misma manera, los dones nos enseñan que Jesús, si bien invisible a nuestros ojos terrenales, vive y oficia por nosotros en el lugar santísimo.

Las granadas representan el fruto del Espíritu. Son dulces en sabor y atractivas en color, y llenas de se­millas, lo cual nos recuerda que no solamente son frutas, sino que son fructíferas. Hemos hecho un am­plio estudio sobre los dones del Espíritu Santo, las campanillas de oro, y ahora nos resta recordar que los dones del Espíritu Santo están balanceados por el fruto del Espíritu.

Digamos de nuevo que los dones del Espíritu (1 Corintios 12:7-11) son: sabiduría, ciencia, discernimiento de espíritus, fe, milagros, sanidades, profecía, lenguas e interpretación de lenguas; el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23) es: amor, gozo, paz, pa­ciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, tem­planza. Los sacerdotes creyentes de hoy, deberían con­trolar la orla de sus túnicas, es decir, sus vidas, para ver lo que hay allí.

Para que hubiera “una campanilla do oro y una granada, y otra campanilla de oro y otra granada” como dice la Escritura, alrededor de la túnica del sacerdote, tendría que haber un número igual de cada una. Es interesante consignar el hecho de que en la lista precedente, figuran nueve dones y nueve frutos del Espíritu. Para permitir que las campanillas de oro suenen con claridad, armoniosamente, sin entre­chocar unas con las otras, debe mediar un fruto entre cada una de ellas.

Los dones puestos de manifiesto por vidas despro­vistas de frutos motivados por una auto estimación y sin otro deseo que el de llamar la atención, desper­taran tanto entusiasmo como el que pudiera desper­tar el golpetear sobre unos tachos. Los dones del Espíritu son “irrevocables”, es decir, que Dios no los quita porque son mal utilizados, y es por ello que pueden manifestarse a través de vidas que no son consagradas y a través de personas que le deben una reparación tanto a Dios como a los hombres; pero de cualquier manera tales personas no producen mas que un ruido ensordecedor para los que tienen discernimiento. A esto se refiere el apóstol cuando habla de “metal que resuena” y “címbalo que retine”. Nuestras campanas no deberían ser de bronce o de latón, sino de oro puro. Campanas de oro represen­tan vidas que están a tono con el Señor y con los hermanos, y cuyo deseo central es exaltar a Jesucris­to, mientras manifiestan los dones.

Es significativo el hecho de que esta figura de campanillas y granadas alternadas se proyecta en el Nuevo Testamento, ya que entre los dos grandes capítulos de los dones, -1 Corintios 12 y 14- se en­cuentra engarzado el hermoso capitulo 13, referido al amor, fruto central del Espíritu:

“Si tengo el don de hablar en lenguas

tanto de hombres como de ángeles, sin haberlas aprendido,

pero no tengo amor,

soy como ruidosa campana de bronce o címbalo que retiñe.

Y si he sido utilizado en el don de profecía

y entiendo todos los misterios y toda la ciencia;

Y haya colmado la medida de la fe,

hasta para trasladar montañas,

pero no tengo amor,

nada soy.

Y si todo lo que tengo se lo doy a los pobres y entrego mi cuerpo para ser quemado, pero el amor de Dios no brilla a través mío,

nada me aprovecha.

El amor es paciente, es bondadoso; el amor no es envidioso;

el amor no esta hinchado de orgullo,

No se comporta indecorosamente o con desenfreno.

no busca su propio interés,

no se irrita con facilidad,

no abriga malos pensamientos;

No se regocija de la injusticia y de la perversidad,

sino que se regocija cuando triunfa la justicia y la verdad;

El amor es consistente,

El amor esta siempre dispuesto a confiar,

Espera lo mejor, en todas las cosas

todo lo soporta como un buen soldado.

El amor nunca termina;

Las profecías pasaran; las lenguas cesarán; y también la ciencia, un día, dejara de ser.

Porque nuestra ciencia es fragmentaria y nuestra profecía limitada.

Pero cuando venga lo perfecto, será innecesario lo imperfecto.

Cuando fui niño hable como un niño, razone como un niño;

pero cuando me hice hombre, abandone mis hábitos infantiles.

Ahora miramos en un espejo una imagen borrosa ¡pero entonces veremos cara a cara!

Ahora comprendemos en parte,

pero entonces conoceremos plenamente, de la misma manera en que somos conocidos.

De modo pues, que permanecen la fe, la esperanza y el amor,

estas tres;

pero el mayor de ellos es el amor.”

El amor es el fruto mas importante del Espíritu; sin el los otros ocho podrían no existir. Se los deno­mina “fruto” en singular, y no “frutos” en plural, porque los otros son como los gajos de una naranja contenidas dentro del fruto del amor.

¿A que amor se refiere este capitulo, que lo des­cribe como mas grande que la fe, que es la llave a la Biblia y sin el cual no podemos recibir nada de Dios: De este amor se dice que es mas grande que la ciencia (conocimiento), que es un don del Espíritu, y anhelado por los cristianos?¡Es mayor que el martirio sufrido por confiar en Jesús! Es más importante que dar a los pobres, si bien el dar a los pobres es una buena obra. Este amor es superior al don de la profecía, don del cual dijo Pablo que todos los cristianos deberían desearlo como al más grande de los dones para la edificación de la iglesia. Es mayor que hablar en lenguas desconocidas. Es superior a la esperanza.

Con toda seguridad que aquí se esta hablando de una clase de amor diferente al amor humano, que es inconsistente y limitado. En nuestro idioma hay un solo vocablo para designar al amor,¡ mientras que el idioma griego tiene siete !El Nuevo Testamento hace mención solamente de dos de esos siete vocablos Phila, que significa afecto o apego por otra persona, amistad, que es un tipo limitado de amor; y ágape que significa el perfecto amor de Dios -amor incondicional -tal como esta expresado en el amor de Dios por el hombre, o el amor fraternal cristiano en su mas alta expresión que nace como resultado de que Dios vive en el hombre.

Una tercera acepción para el vocablo amor en el idioma griego, es eros que significa amor físico o sensual. Tenemos, pues, una trilogía para la palabra “amor”: ágape, del espíritu; philia, del alma; eros del cuerpo.

El fruto del Espíritu del que estamos hablando en este capitulo, es ágape. Dios manifestó su amor por el hombre a través del nacimiento, de la vida y de la muerte de Jesucristo. “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”, (Juan 15:13), y aún por sus enemigos. (Romano 5:7-10.) El amor de Dios en el hombre viene como resultado de la salvación. El bautismo en el Espíritu Santo provoca aun una mayor efusión del amor de Dios, en tanto que la persona more en Cristo y camine en el Espíritu. “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” (Romanos 5:5.) El capitulo 13 de 1 Co­rintios, cuando habla del amor, se refiere a ágape, amor autosacrificial, amor sin reservas.

Y el amor no es solamente el fruto central del Espíritu, sino un mandamiento de Jesús

“Amaras al Señor tú Dios con todo tú corazón, y con toda tú alma, y con toda la mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amaras a tu prójimo como a ti mismo. De esos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” (Mateo 22:37-40.)

Jesús también dijo: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros, como yo os he ama­do…” (Juan 13:34.)

En el Nuevo Testamento también se menciona al amor como una de las cosas que nos “edifican” es­piritualmente. “El conocimiento envanece, pero el amor edifica.”

La primera fase del amor es cuando solamente po­demos amar a los que antes nos amaron primero. “Nosotros le amamos a e1 (Dios) porque el nos amo primero.” (1 Juan 4:19.) Es un comienzo necesario. Pero no va más allá de ser una mezcla de amor. Con el amor puro viene un olvidarse de si mismo y un mayor deseo de dar que de recibir. Cuando alcanza­mos esta etapa, nos damos cuenta que amamos a Dios no por lo que ha hecho o esta haciendo por nosotros, sino que le amamos por si mismo.

Solamente después de haber hecho contacto con esa celestial fuente de amor, podemos esperar amar a nuestros semejantes. El primero y gran mandamiento, es decir amar a Dios, tiene que producirse antes del segundo, que es amar al prójimo, porque si no se cuenta con el amor de Dios, es imposible que amemos a nuestros semejantes.

Dios no hubiera exigido esta condición si fuera algo imposible de cumplir. Algunas personas sostienen que el amar a Dios les lleva todo su tiempo y no les queda ningún resto para ocuparse de otros. Jesús les ordeno a sus discípulos que se amaran los unos a los otros de la misma manera que el los había ama­do, como una señal para el mundo de que ellos eran sus seguidores. Cuando amamos a nuestros hermanos, amamos a Cristo, porque la Biblia dice que todos formamos el cuerpo do Cristo, carne de su carne y hueso de sus huesos. (Efesios 5:29-30; 1 Corintios 12:27.) Dios recepta nuestro amor en la medida en que amamos a los hermanos en Cristo, como asimismo en nuestra devoción a el en oración y alabanza. A la par que maduramos en amor, también podremos al­canzar y amar a los incrédulos, y aun amar a nuestros enemigos. (Mateo 5:43-48.)

Sin embargo, en un plano terrenal, el amor es im­posible sin amarnos a nosotros mismos, tal como lo dice la Escritura: “Ama a tu prójimo como a ti mis­mo.” Si nos odiamos a nosotros mismos, no podremos amar verdaderamente a Dios, a nuestros hermanos, a los incrédulos, o a nuestros enemigos. Y solamente podremos amarnos a nosotros mismos sabiendo quie­nes somos en Cristo, y sabiendo que el yo esencial es una nueva criatura en la cual mora Dios. Únicamente por causa de Jesús existe en nosotros algo por lo cual valga la pena amarnos a nosotros mismos. Es un pecado no amarnos a nosotros mismos. ¿Como po­demos dejar de amar todo lo que Dios ha creado?

Pablo dice al finalizar el capitulo 12: “Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun mas excelente.” (1 Corintios 12:31.) El camino mas excelente no es “en lugar de los dones” sino en lugar de “procurar los dones”: amar de tal manera que los dones fluyan hacia afuera con tanto donaire que semejen a las refrescantes aguas de un rió que vivifican todo a su paso. El ágape nunca falla, dice Pablo; pero la profecía, las lenguas, la ciencia, y los otros dones cesaran de ser cuando Jesús, el perfecto, vuelva a buscar a su iglesia. Los dones han sido esta­blecidos principalmente para la edificación y la protección de la iglesia en la tierra, pero cuando la igle­sia este con el Edificador, los dones dejaran de ser necesarios. Pero hoy en día si lo son.

Un joven se enrola en el ejército. Es de esperar que rinda. un “fruto” en su vida: valor, resistencia, perseverancia, formalidad, etc. El fruto es de la máxima importancia, y deja una impronta permanente en su carácter. Imaginemos la reacción del joven si fuera enviado al frente de batalla y su superior le dijera:

“Bueno, hijo, cuentas con las cosas mas importan­tes; el fruto se ha desarrollado en tu vida, no nece­sitas nada mas.” El joven, con toda probabilidad, respondería:

“Señor, todo eso me parece muy bien y muy lindo, pero según rumores, hay un enemigo aquí cerca, y las bajas que traen de vuelta confirman esos rumores. Si no lo toma a mal quisiera que me diera armas (dones) para protegerme; ¡estamos en guerra!” Si le dijeran que han decidido prescindir do las armas, por­que el ejército no las necesita mas, ¡seria muy difícil convencerlo!

Efectivamente hay una guerra en marcha; y du­rante todo el tiempo que vivamos en este mundo caído, necesitaremos los dones. Los dones todavía no han pasado; mas aun, la Escritura señala que antes que Jesús vuelva a buscar a su iglesia. Habrá un avivamiento aun mayor del Espíritu Santo, para combatir el incremento de la obra del enemigo, y como es obvio, los dones estarán incluidos en ese avi­vamiento. (Joel 2:23-24, 28-31; Hageo 2:9.) Y en un día glorioso, cuando la batalla haya concluido con la victoria, los dones dejaran de ser necesarios.

También pasaran la fe y la esperanza, tal cual las conocemos en este mundo. “La esperanza que se ve no es esperanza… pero si esperamos lo que no ve­mos con paciencia lo aguardamos.” (Romanos 8:24­25.) “Es, pues, la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1.) Viendo la evidencia de nuestra fe, nos introducirá a una forma de relación de fe distinta a la que ahora conocemos. Cuando veamos a nuestro Señor cara a cara, todas estas cosas pasaran, tal como lo asegura la Escritura. Lo único que tendrá permanencia eterna será el amor –ágape– porque “Dios es amor”.

Hemos procurado demostrar que debe haber un equilibrio y una acción reciproca entre los dones y el fruto del Espíritu Santo. Los dones -las campa­nillas de oro- deben tintinear para proclamar al mun­do que nuestro sumo sacerdote vive por siempre ja­más, y sigue firme en su obra redentora, sanando al mundo por medio del ministerio de su pueblo. El fruto tiene que verse, para mostrar a la gente como es Jesús, y como los ama. El mundo tiene que ver el amor de Dios actuando en su pueblo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s