Introducción a los dones del Espíritu Santo:

6

Introducción a los dones del Espíritu Santo

Si ya hemos sido bautizados en el Espíritu Santo, comenzamos a tener conciencia de los dones del Espíritu. Son dos las palabras mas corrientemente utilizadas cuando se habla de estos dones: una es carisma (o su plural carismata), don del amor de Dios; la otra es panerosis, manifestación.

La palabra “don” es una palabra apropiada, pues nos recuerda que estas bendiciones no se ganan, sino que Dios las da gratis a sus hijos. Un don no es un premio al buen comportamiento sino una señal de relación. Damos regalos a nuestros hijos en sus cum­pleaños porque son nuestros hijos y no porque han sido “buenos”. La palabra “manifestación” significa poner a la vista, hacer visible, hacer conocido. Esta palabra muestra que los dones del Espíritu reflejan el ministerio de Jesús, puesto en evidencia por su pueblo en el día de hoy. Las dos palabras juntas – “dones” y “manifestaciones”- nos dan una imagen mas completa de la obra del Espíritu Santo.

Nosotros, los miembros del cuerpo de Cristo, deberíamos creer que Dios, a través de nosotros, mostrará su amor, a medida que las necesidades se hagan patentes día a día. Cuando una persona necesita ser sanada deberíamos contar con que Dios, a través nues­tro, manifieste su don de sanidad en la persona ne­cesitada. Los dones no nos pertenecen. La persona en favor de quien se lleva a cabo el ministerio, recibe el don. No debemos tener la pretensión de contar con ciertos dones, pero recordemos que Jesús, el don de Dios, vive en nosotros y dentro de el están todos los buenos dones.

En la iglesia han existido dos ideas extremas en cuanto a la manifestación de los dones del Espíritu Santo. La idea que mas ha prevalecido es que Dios, en forma permanente, da un determinado don o varios dones a ciertas personas, que se transforman así ofi­cialmente en los que “hablan en lenguas” o “interpre­tan” o “sanan”. En apoyo de esta tesis, algunos hacen referencia a la Escritura que dice: “Porque a este es dada palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia, según el mismo Espíritu…” (1 Corintios 12:8) sin percatarse que este capitulo relata las alternativas de una reunión de iglesia durante la cual el Espíritu Santo esta inspirando a unas y a otras personas a manifestar sus variados dones. No significa que un individuo en particular sea quien reciba uno o más dones específicos. Esta equivocación de creerse posee­dor de dones fijos, lleva al orgullo, al estancamiento, y tiende a limitar en esa persona los otros dones de Dios. Otro resultado negativo es que se deja librada a unos pocos miembros de la congregación la manifestación de los dones, mientras que la mayoría se retrae como simple espectadora sin pensar que Dios quisiera obrar también por intermedio de ellos.

El otro extremo estar representado por la idea de que todos los bautizados en el Espíritu Santo cuentan con los nueve dones del Espíritu, que pueden mani­festarse en la oportunidad en que esa persona lo de­termine ; una especie de “hombre orquesta” indepen­diente. Si bien es cierto que todos los dones, al residir dentro de Cristo residen en nosotros, la Escritura enseña claramente que el único que puede ponerlos de manifiesto, discrecionalmente, es el Espíritu Santo. (1 Corintios 12:11.) Dios procura enseñarnos que nos necesitamos mutuamente, que no podemos depen­der únicamente de nosotros mismos. El cuerpo de Cristo está constituido por machos miembros, y Dios ha planeado deliberadamente que la puesta en acción de los dones se haga “como el quiere” pues de esa manera los cristianos los unos de los otros para cumplir eficazmente las funciones determinadas por é1. Debemos “discernir el cuerpo del Señor” bus­cando a Cristo en la persona de otros cristianos o de lo contrario estorbaremos seriamente y limitaremos lo que Dios quiere hacer. Deberíamos orar para que la gloria de Dios se exteriorice en la vida de otros así como en la nuestra.

Es cierto, sin embargo, que a medida que los cris­tianos crecen en madurez, algunos dones pueden ser expresados con mas frecuencia y efectividad por me­dio de ellos. Se dice entonces que tienen un ministerio en esos dones. Toda persona que tenga tal ministerio debería estimular a los que son nuevos a participar en el campo de los dones, y cuidarse é1 mismo a no cen­tralizarse demasiado en su particular ministerio im­pidiendo así que Dios pueda utilizarlo de otras ma­neras. ¡Dios es un Dios de variedades!

Conversando un día dos cristianos, uno de ellos le dijo al otro: -Puedes quedarte con los dones, yo tomará los frutos. 2

Los dones del Espíritu son algunas de las maneras mediante las cuales Dios actúa a través de la vida de los creyentes. El fruto del Espíritu Santo es el carácter y la naturaleza de Jesucristo exteriorizado en la vida del creyente. Jesús no se redujo a decirles a los enfermos que se aproximaban a é1: “Yo lo amo”, sino que les dijo: “¡Yo los sano!” Pocas experiencias hay tan tristes como amar a una persona y no poder ayu­darla. Tanto los frutos como los dones son de vital importancia. Pero a la fecha, sin embargo, se ha hecho mucho más hincapié en la cristiandad sobre los frutos del Espíritu que sobre los dones del Espíritu.3

2 El fruto del Espíritu es, de acuerdo a Gálatas 5:22-23 “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, tem­planza”.

3 1ra Corintios 12:8-10: “Palabra de sabiduría, palabra de ciencia, discernimiento de espíritus, don de la fe, obrar milagros, dones de sanidad, de profecía, diversos géneros de lenguas, interpretación de lenguas”

El Espíritu Santo inspiró a Pablo a exhortarnos a que aprendamos sobre los dones espirituales: “No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales.” (1 Corintios 12:1.) En este libro he­mos de dar una definición de cada uno de los dones, citando ejemplos en la vida de Cristo y de otros en el Nuevo Testamento, haciendo algunas referencias, al Antiguo Testamento, y que podemos esperar para la iglesia en el día de hoy. Se vera así como fueron manifestándose siete dones -en el Antiguo Testa­mento y en los Evangelios- a medida que la gente era impulsada por el Espíritu Santo.

Estos siete dones son los siguientes

1. La “palabra de sabiduría”.

2. La “palabra de ciencia”.

3. Don de la fe.

4. Dones de sanidades.

5. El obrar milagros.

6. Don de la profecía.

7. Discernimiento de espíritus.

No demandara demasiado esfuerzo de parte de los lectores recordar los incidentes, tanto en el Antiguo Testamento como en los Evangelios donde estos dones se manifestaron.

A los siete de la lista indicada se agregaron dos más después de Pentecostés.

8. Don de lenguas.

9. La interpretación de lenguas.

Esto hace un total de nueve dones, señalados por el apóstol Pablo en 1 Corintios 12. De esta manera, los creyentes que todavía no han participado de la experiencia de Pentecostés, pueden ser el conducto por el cual se manifiesten ocasionalmente cualquiera de esos siete dones, muchas veces sin siquiera perca­tarse de ello. Sin embargo, después de la plenitud y derramamiento del Espíritu, uno cualquiera o los nueve dones en conjunto pueden exteriorizarse fre­cuentemente y con poder, a través de la vida del creyente.

Todo creyente que tenga vocación de servir a Dios echando mano de los dones del Espíritu Santo, debe aprender a escuchar a Dios. A menudo acaparamos la conversación. Es lógico esperar que el principiante cometa errores. No podemos esperar que un niño que recién comienza a aprender aritmética no cometes errores. Quedémonos tranquilos que aun los errores redundan para la gloria de Dios, si contamos con el y depositamos en el toda nuestra confianza.

“Toda buena dadiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre…” dice Santiago. (Santiago 1:17.) Resulta obvio, por supuesto, que todos los dones de, Dios son perfectos, pero es útil recordar que no lo son los canales a través de los cuales se manifies­tan esos dones. El solo hecho de que una persona manifieste esos dones no significa que esta caminan­do en estrecha comunión con Dios. Tal como lo im­plica la palabra “don”. La carta a los romanos nos dice: “Por que irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.” (Romanos 11:29.) No sigamos tras una per­sona por el solo hecho de tener un “ministerio de dones”. En lugar de ello, “veamos cuales son los fru­tos del espíritu, los frutos de su vida, su honestidad y pureza, engendradas por el Espíritu de Verdad -el Espíritu Santo- y su anhelo de conocer y apreciar la Palabra de Dios. Busquemos entre los que enseñan a aquellos que establecen un claro equilibrio entre el significado literal y el significado espiritual de las Escrituras, y procuremos la comunión con otros her­manos; hecho eso, aceptemos solamente aquello a que nos mueve el Espíritu Santo y que concuerda con la Escritura. Recordemos que los cristianos no siguen las señales, sino que las señales siguen a los cris­tianos.

Los, dones de Dios, cuando son expresados de la manera en que Dios quiere que lo sean, resultan her­mosos, y no solo hermosos sino útiles, para que el cuerpo de Cristo crezca y se desarrolle. No han de ser meramente tolerados, sino anhelosamente apete­cidos. Debemos advertir contra dos errores que se han cometido con mucha frecuencia en el pasado: abu­so de los dones por desconocimiento del orden bíblico, y rechazo o apagamiento de los dones del Espíritu. A menudo el segundo error se comete como reacción contra el primero.

Todas las buenas cosas nos han sido dadas gra­tuitamente en Cristo (Romanos 8:32); sin embargo, las promesas de Dios debemos apropiárnoslas por la fe. Los dones serán puestos de manifiesto de acuerdo al grado de nuestra fe: “Conforme a vuestra fe os sea hecho.” (Mateo 9:29; Romanos 12:6.) Manifeste­mos sus dones en fe, amor y obediencia, para que, el pueblo de Dios sea fortalecido y este preparado para la difícil y gloriosa tarea que le espera.

No estudiaremos los dones -en el mismo orden en que aparecen en 1 Corintios 12, sino que los agru­paremos en clases, como sigue

A. Dones de inspiración o comunión. (El poder pa­ra decir.)

1. Don de lenguas.

2. Don de interpretación.

3. Don de la profecía.

B. Dones de poder. (El poder para hacer.)

4. Dones de sanidades.

5. El obrar milagros.

6. Don de la fe.

C. Dones de revelación (El poder para conocer)

7. Discernimiento de espíritus.

8. La “palabra de ciencia”

9. La “palabra de sabiduría”

El orden que hemos seguido para el catálogo de los Dones, no hace a su importancia relativa, como tampoco lo hace en las Escrituras, pero nos ayudará a percibir la relación de las manifestaciones entre unas y otras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s