Jamás juzgues..

Jamás juzgues a tu hermano en la fe ni lo menosprecies, ni andes hablando mal, estos son mandamientos de Dios.
(Romanos 14:10)
Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.
                                                                                                   ——————————
Esto se refiere a que no se debe juzgar a los siervos de Dios.
Si, se puede dialogar o aconsejar, pero no desacreditar su persona y su obra, Dios juzga severamente estas cosas.
(Romanos 14:4)
¿Quién eres tú para juzgar a los sirvientes de otro? Su amo dirá si quedan en pie o caen. Y, con la ayuda del Señor, quedarán en pie y recibirán la aprobación de él.

El es un “empleado ajeno” y es Dios el que “lo empleó” es decir el que lo llamó a su servicio el que debe intervenir.
Nunca lo desacredites delante de la gente, porque vas directamente en contra de la obra de Dios, si Dios lo llamó a servirle El sabe más que tú y el corregirá en el lo que vea que es necesario.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s