Pare estos tiempos finales…

Para estos tiempos… yo te lleno de mi amor, comprensión, paciencia y misericordia.

Anunciarás mis verdades y mis juicios, pero de una manera diferente a otros de mis siervos.

Tu lo harás como hablando a tus propios hijos porque yo he puesto mi amor en ti.

Aunque te dirijas a los peores pecadores (a los cuales les abrirás los ojos) o a los peores “fariseos”.

Serás el Apóstol del amor y aunque muchos serán indiferentes a mis cosas, a ti te respetarán y aún amarán.

Muchos te querrán seguir, pero tu solo me seguirás a mí (no querrás nada para ti) y debes morir a todo lo de este mundo sabiendo que tu recompensa viene de mí, sea en la tierra como en el cielo.

Te moverás en todas las religiones y fuera de ellas y no “defenderás” a ninguna en particular, sino que extenderás el Reino de los cielos.

Yo te daré fe para que lo hagas de esa manera, así serás para todos y no estarás “atado” a dirigentes religiosos carnales o esquemáticos que no captan cuando yo quiero hacer cambios y no tienen discernimiento porque prefieren “la religión” y no a mí.

Serás como la suma de Juan el Bautista y Elías más Jeremías, (en este tiempo en que el mal está aumentando) y muchos se alejan de mí, pero muchos me están encontrando también. Tú influenciarás a todos (aunque muchos no se darán cuenta) y amarás a todos.

Te daré sabiduría y solo harás lo que me veas hacer a mí.

Te daré profecías y entendimiento de los tiempos, serás profeta a las naciones y cada vez más te atraeré hacia mí.

Estarás como yo estuve: en soledad, pero en mi presencia, como yo estuve en la presencia de mi Padre. Muchos no te entenderán, porque no sabrán escuchar mi voz y muy pocos de mi pueblo tienen verdadero discernimiento.

Ahora yo estoy preparando el “escenario” y uniendo a los del “equipo” como gotas de agua, hasta hacerse un gran río incontenible.

Recuerda: Tú eres como un “bello Angelito” pero eres como un Patriarca.

No te enojes, ni te entristezcas sino no te reconocen, (recuerda que muchos no me reconocieron a mí) no dejes ser tentado o a deprimirte o enojarte por esas cosas. ¡Yo soy el que te reconozco! Y tú debes actuar según la posición que YO te he dado. Recuerda que muchos no te reconocerán pero otros sí.

Un embajador de mi Reino debe actuar como tal y tú eres eso y mucho más, eres un guiador que apacentará a mi pueblo y a mis líderes que tengan sed. ¡Ellos te reconocerán!

Jesús.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s