El Bautismo en el Espíritu Santo o El primer llenamiento con el Espíritu Santo

El Bautismo en el Espíritu Santo es para efectuar la obra de Dios con poder sobrenatural.

(Lucas 24:49) Dios lo prometió. Era la promesa más importante por eso Jesús dijo “LA” promesa y no una de las tantas promesas.

He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

(Hechos 1:5)

Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

(Hechos 1:8) Todos los cristianaos deben recibir el Poder del Espíritu Santo al ser bautizados con El. Para predicar en todas partes.

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

(Hechos 1:13) Lo primero que hicieron es orar y santificarse, renunciar a pecados etc.

Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo.

(Hechos 1:14) También estaba la virgen María entre los 120.

Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.

(Hechos 2:4) Entonces…

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

(Hechos 2:16) Pedro explicó lo que era y que era para “Los postreros días” desde esa época hasta hoy y hasta que venga Jesús. Hoy en todo el mundo, todos los cristianos están re-descubriendo esta experiencia.

Más esto es lo dicho por el profeta Joel:

(Hechos 2:17)

Y en los postreros días, dice Dios,

Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,

Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;

Vuestros jóvenes verán visiones,

Y vuestros ancianos soñarán sueños;

(Hechos 2:18)

Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días

Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

(Hechos 2:19)

Y daré prodigios arriba en el cielo,

Y señales abajo en la tierra,

(Hechos 2:20)

…Antes que venga el día del Señor,

Grande y manifiesto;

(Hechos 2:21)

Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

(Hechos 2:39) Es para todos.

Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

(Hechos 4:31) Esto sucedió muchas veces y hoy está sucediendo a diario en muchos lugares del mundo.

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

(Hechos 6:3) Aún para diversas tareas la iglesia de los comienzos del cristianismo buscaba hombre y mujeres llenos del Espíritu Santo y lo notaban por sus frutos en su vida, por el poder del Espíritu Santo y por que hablaban en lenguas, y porque los dones y frutos del Espíritu Santo fluían a través de ellos.

Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.

(Hechos 6:4) Este es el trabajo principal de los hombres de Dios:

Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.

(Jeremías 23:22)

Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.

(Hechos 6:5)

Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía;

(Hechos 6:8)

Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.

(Hechos 8:5) Felipe era lleno del Espíritu Santo por eso pasaban esas cosas cuando predicaba.

Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.

(Hechos 8:6)

Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía.

(Hechos 8:7)

Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados;

(Hechos 8:8)

así que había gran gozo en aquella ciudad.

(Hechos 8:15) Pedro y Juan oraban para que sean llenos del Espíritu Santo y su poder a los que se convertían al cristianismo.

los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo;

(Hechos 8:17)

Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.

(Hechos 9:17) S. Pablo recibió el bautismo en el Espíritu santo a través de Ananías y luego habló en lenguas.

Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

(1 Corintios 14:18) Pablo dijo:

Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros;

(Hechos 10:44) Dios intervino salvando y Bautizando en el Espíritu Santo a Cornelio (Romano) y sus parientes y amigos (Gentiles=no judíos)

Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.

(Hechos 10:45)

Y los fieles de la circuncisión (Judíos) que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.

(Hechos 10:46) Se dieron cuenta porque:

Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.

(Hechos 11:16)

Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.

(Hechos 11:24) Esto es muy importante Ser Bueno y estar Lleno del Espíritu Santo.

Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.

(Hechos 13:52)

Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.

(Hechos 19:1) Pablo: de la misma manera que el Recibió el Bautismo en el Espíritu Santo de manos de Ananías así oraba por otros.

Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos,

(Hechos 19:2)

les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo.

(Hechos 19:3)

Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan.

(Hechos 19:4)

Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo.

(Hechos 19:5)

Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. (En agua).

(Hechos 19:6)

Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.

(Marcos 16:15) Debemos cumplir esta orden de Jesús todos que somos suyos.

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

(Marcos 16:17) Y al hacerlo en el poder del Espíritu santo sucederán estas señales.

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

(Marcos 16:18)

tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

(Marcos 16:20) Jesús resucitado sigue actuando juntamente con nosotros hoy.

Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.

(Hechos 17:6) Debemos “trastornar” el mundo entero con la predicación del Evangelio.

Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá.

(Romanos 15:18) Debemos hacer lo mismo que Pablo, ahora, ¡este es nuestro tiempo!

Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras,

(Romanos 15:19)

con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

(Romanos 15:20)

Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio.

(Zacarías 8:23) Muchas personas de todas partes deben venir a los cristianos llenos del Espíritu Santo porque se darán cuenta que Dios está con nosotros.

Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a uno de mi pueblo diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros.

El Bautismo en el Espíritu Santo:

1. Dios lo prometió. Lucas 24:49; Hechos 1:5; 1:8.

2. Debemos orar y pedirlo. Hechos 1:14

3. Entregarse totalmente a Jesús y renunciar a todos los pecados. Hechos 3:19

4. Dios quiere darlo. Hechos 2:39

5. Es más…es una orden: Efesios 5:18

6. Debemos recibirlo. Hechos 2:4

7. Entonces hablaremos en lenguas. Hechos 2:4; 10:46; 19:6; 1 Corintios 14:18; Marcos 16:17.

8. Debemos actuar basados en la palabra de Dios y con la guía del Espíritu Santo. Hechos 16:32; 16: 6-7; 20:23; 21:4, 11;

9. Debemos predicar el Reino de Dios en el poder del Espíritu Santo: Marcos 1:14-15; Hechos 28:30-31; Romanos 15:18-20.

10. debemos obedecer el mandato de Cristo de predicar el Evangelio. Marcos 16:15

11. Y las señales sobrenaturales nos seguirán. Marcos 16:17-18.

12. El Señor Jesús nos ayuda. Marcos 16:20. Mateo 28:20. Jesús está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s