Bosquejo de un sermón:

No más esclavos del pecado: Bosquejo del sermón: Por el Predicador Gustavo Isbert
Mateo cambió: Mateo 9:9-13; 2 Corintios 5:17
Gálatas 6:15 lo que importa es una nueva creación. Juan 3:3,7-8. Nacer de nuevo
Éramos: Efesios 2:3; 5:8
Tito 3:3
Eran: Romanos 6:17,20 (esclavos del pecado)
1 Corintios 6:11 (esto erais algunos)
Colosenses 1:21-22
1 Pedro 2:10,25
El que a mí viene no le echo fuera Juan 6:37
1 Pedro 3:18 el justo (Jesús) murió por los injustos (nosotros) para llevarnos a Dios.
La justicia recibida por la fe es un don (regalo) gratuito, del que nadie puede enorgullecerse, es un regalo de Dios. Romanos 3:22-24, 26-27; 5:6-10; Efesios 2:5,8 y es el comienzo de una nueva vida (la de Cristo en nosotros) fundada en la gracia de Dios. 2 Corintios 5:17.
Las obras no son la causa ni el camino a la salvación sino el fruto de la misma.
Efesios 2:10
La ley es una norma de conducta impuesta al hombre desde afuera, que le da a conocer el pecado, pero no le concede la fuerza interior necesaria para someterse a sus exigencias. Romanos 7:18; 8:7, 21, 24-25; 8:13.
Solo Jesús en nosotros puede cumplirla y los frutos de su presencia fluyen al exterior en cambios de carácter, acciones, gustos diferentes, deseo de santidad etc.
También nos da el poder para cumplir su voluntad y ser como El en este mundo.
Romanos 7:24-25; 1 Juan 4:17,4; 5:18; Romanos 7:4.
Usted ya no vive esclavo del pecado, pero la persona no regenerada vive esclava de sus impulsos pecaminosos. Romanos 8:7; Mateo 15:18-19; Romanos 6:17,22.
Considere el alcance de su libertad:
1. Usted ha sido liberado del castigo del pecado. Juan 3:18 El que cree en El (en Jesús) no es condenado.
2. Usted está siendo liberado del poder del pecado. Romanos 6:18; 1 Juan 4:4; 5:18. Judas 1:24. Y aquel que es poderoso para guardarlos sin caída, y presentarlos sin mancha delante de su gloria con gran alegría…
3. Además usted será libre de la misma presencia del pecado. 1 Juan 3:3 seremos semejantes a El (a Jesús) y le veremos tal como El es. Un día el señor transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso.
4. Filipenses 3:21; 1 Tesalonicenses 4:17; 5:10.
Dios te bendiga Gustavo Isbert.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s