¡ES FUNDAMENTAL QUE USTED SEPA ESTO!

¡ES FUNDAMENTAL QUE USTED SEPA ESTO!

Todo Cristiano, católico o protestante sabe que Cristo murió en la cruz, que nació de la virgen María por obra y gracia del Espíritu Santo, pero lo que debe saber es que en la cruz Jesús pagó la deuda de pecado de cada uno de nosotros para con Dios. El llevó nuestro castigo al morir en lugar de todas las personas, llevando nuestra culpa para salvarnos.
La palabra de Dios dice:
…todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, (todos somos pecadores)
(Romanos 3:23) pero…
siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,
(Romanos 3:24)
…la paga del pecado es la muerte, (pero Cristo murió en nuestro lugar) (el castigo que nos correspondía lo llevó Jesús)… la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
(Romanos 6:23)
Jesús dijo….así es necesario que el Hijo del Hombre (Jesús mismo) sea levantado (en la cruz) para que todo aquel (usted y yo) que en El cree, (en Jesús) no se pierda, (no se condene) mas tenga vida eterna, (vaya al cielo para siempre).
(Juan 3:14-15)
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, (en Jesús) no se pierda, mas tenga vida eterna.
(Juan 3:16)
La palabra de Dios dice:
Jesús llevó El mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida (la de Jesús) fuisteis sanados.
(1 Pedro 2:24)
Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo (Jesús) por los injustos, (nosotros) para llevarnos a Dios.
(1 Pedro 3:18)
Mas El (Jesús) herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su herida fuimos nosotros sanados.
(Isaías 53:5)
Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él (en Jesús) el pecado de todos nosotros.
(Isaías 53:6)
…dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
(Juan 11:25)
Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?
(Juan 11:26)
SE PUEDE SABER (ESTANDO EN VIDA) QUE VAMOS A IR AL CIELO AL MORIR, SIN PASAR POR NINGÚN OTRO LUGAR, NO PORQUE LO MEREZCAMOS, SINO POR LA OBRA DE CRISTO EN LA CRUZ, QUE MURIÓ COMO NUESTRO SUBSTITUTO (EN NUESTRO LUGAR), ENTONCES POR ESO LA PALABRA DE DIOS DICE:

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.
(Romanos 6:22)
Dios LOS SALVÓ por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios.
(Efesios 2:8)
La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo.
(Efesios 2:9)
Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. ¡Es sólo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!
(Efesios 2:4-5)
Pero: Cuando Dios nuestro Salvador dio a conocer su bondad y amor, El (Jesús) NOS SALVÓ, no por las acciones justas que nosotros habíamos hecho, sino por su misericordia. NOS LAVÓ, QUITANDO NUESTROS PECADOS, y nos dio un nuevo nacimiento y vida nueva por medio del Espíritu Santo.
(Tito 3:4-5)
Gracias Jesús por morir en la cruz por nosotros para salvarnos y darnos vida eterna.

Gracias por tener la seguridad que vamos a ir al cielo para siempre, por yu obra a favor de nosotros en la cruz.

“Para que esto se concrete usted debe creer estas buenas noticias, debe arrepentirse de todos sus pecados, y mediante una oración invitar a Cristo que entre en su vida y recibirlo en su corazón como su salvador y Rey de su vida. El entonces entrará en usted lo mismo que su Espíritu Santo, usted será salvo, limpio, santificado, será hecho un hijo de Dios y co-heredero juntamente con Cristo de su gloria.

Algunos de ustedes antes eran así. Pero fueron limpiados; fueron hechos santos; fueron hechos justos ante Dios al invocar el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

(1 Corintios 6:11)

¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos,

(1 Corintios 6:19)

Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos! Pero la gente de este mundo no reconoce que somos hijos de Dios, porque no lo conocen a él.

(1 Juan 3:1)

Queridos amigos, YA SOMOS HIJOS DE DIOS, pero él todavía no nos ha mostrado lo que seremos cuando Cristo venga. Pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos tal como él es.

(1 Juan 3:2)

Y, como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios.

(Romanos 8:17)

Dios lo bendiga: Pr Gustavo Isbert.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s