Entender esto, es lo más importante que te puede suceder en toda tu vida. No hay en el mundo entero algo más importante que esto.

¿SABES QUE PUEDES TENER LA CERTEZA, EN VIDA, (MIENTRAS TODAVÍA ESTAS VIVO) QUA AL MORIR VAS A IR AL CIELO EN ESE MOMENTO (INMEDIATAMENTE), no por las obras que hayas hecho, ni por los ritos religiosos, ni porque eres “bueno”, sino por lo que Jesús hizo por ti en la cruz, pagando allí tus pecados y muriendo en tu lugar?

Para que eso sea efectivo en tu vida, debes arrepentirte de todos tus pecados (nunca te vas a acordar de todos), enterarte de lo que Jesús hizo por ti en la cruz y tomar la decisión de recibirlo en tu corazón e invitarlo a entrar en tu vida recibiéndolo como tu salvador y Rey. Es decir decidiendo que El sea el que mande en tu vida y yendo a El, a Jesús, para que por medio de una sencilla oración lo invites a que el sea tu salvador y tu Rey de aquí en más. Entonces serás salvo, tendrás al tener a Cristo la vida eterna y la seguridad de tu salvación, eso es lo que dicen las escrituras. ¡Es lo más maravilloso que puedes experimentar en esta vida!

Busca en tu Biblia estos versículos para que veas por ti mismo/a que lo que digo es verdad.

Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo (Jesucristo)

(1 Juan 5:11)

El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida (eterna).

(1 Juan 5:12)

Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, (Jesús) para que SEPAN QUE TIENEN VIDA ETERNA…

(1 Juan 5:13)

Con el tiempo, el hombre pobre murió, y los ángeles lo llevaron a estar con Abraham. (AL CIELO)..

(Lucas 23:42)

El hombre rico también murió y fue enterrado,

(Lucas 16:22)

y su alma fue al lugar de los muertos. Allí, en medio del tormento, (AL INFIERNO)….

(Lucas 16:23)

Luego dijo: (el ladrón que estaba al lado de Jesús en la cruz) —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino

Jesús respondió: (al ladrón de la cruz) —Te aseguro que HOY estarás conmigo en el paraíso.

(Lucas 23:43)

Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto

(Efesios 2:4)

que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es sólo por la gracia de Dios que ustedes HAN SIDO SALVADOS!)

(Efesios 2:5)

Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios.

(Efesios 2:8)

Debes saber esto:…todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

(Romanos 3:23) pero…

son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

(Romanos 3:24)

Porque la paga del pecado es la muerte, (eterna) mas la dádiva (EL REGALO) de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

(Romanos 6:23)

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto (como resultado) la santificación, y como fin, la vida eterna.

(Romanos 6:22)

Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados.

(Hechos 3:19)

Entonces, de la presencia del Señor vendrán tiempos de refrigerio y él les enviará nuevamente a Jesús…

(Hechos 3:20)

Él mismo (Jesús) cargó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto. Por sus heridas, son sanados. (Cristo murió en nuestro lugar y llevó el castigo que nos correspondía a nosotros)

(1 Pedro 2:24)

Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios.

(1 Pedro 3:18)

Pero, a todos los que creyeron en él Y LO RECIBIERON, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.

(Juan 1:12)

Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios.

(Juan 1:13)

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, ENTRARÉ A EL, y cenaré con él, y él conmigo.

(Apocalipsis 3:20)

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

(Juan 14:6)

Y en ningún otro hay salvación;(SOLO EN JESÚS) porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

(Hechos 4:12)

Pero: «Cuando Dios nuestro Salvador dio a conocer su bondad y amor,

(Tito 3:4)

El NOS SALVÓ, (se lo dice a cristianos) (es un hecho que eran salvos antes de morir) no por las acciones justas que nosotros habíamos hecho, sino por su misericordia. Nos lavó, quitando nuestros pecados, y nos dio un nuevo nacimiento y vida nueva por medio del Espíritu Santo.

(Tito 3:5)

Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha llegado a ser un hijo de Dios.

(1 Juan 5:1)

Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos!…

(1 Juan 3:1)

….Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo (Jesús).

(1 Juan 5:11)

El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

(1 Juan 5:12)

Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna…

(1 Juan 5:13)

Entonces:

Necesitas saber que estás salvo, necesitas saberlo sin dudarlo, no suponerlo, no solo tener una esperanza, no tratar de llegar a serlo, sino que si tienes a Cristo en tu corazón ERES SALVO. No necesitas vivir en la duda, en el temor “al más allá”, en la incertidumbre, en el temor a la muerte, en el temor al sufrimiento y castigo eterno. No vivas más sin saber a donde vas a ir por TODA la eternidad. No vivas más sin tener la seguridad de la gran salvación de Dios, de la salvación de tu alma eterna. PUEDES SABER QUE TIENES VIDA ETERNA Y QUE IRÁS AL IELO AL MORIR SIN PASAR POR UN LUGAR DE TORMENTO ANTES. ESTO NO ES TENER UNA RELIGIÓN NUEVA, ES TENER LA VIDA ETERNA AL TENER A CRISTO EN TU VIDA.

Solo ora con sinceridad esta sencilla oración:

Señor Jesús en este momento me arrepiento de todos mis pecados y te entrego mi vida a ti, acepto tu obra en la cruz a mi favor, gracias porque allí llevaste mi culpa y moriste en mi lugar, te recibo ahora como mi salvador y mi Rey, recibo tu perdón y la vida eterna, Gracias querido Jesús. Amén.

Dios te bendiga: Predicador Gustavo Isbert.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s