Discipulado Cristiano. Lección 3.

Lección 3

UN NUEVO DIOS: EL VERDADERO DIOS

No te sorprendas por el título de esta lección. Lo que ocurre es que estamos usando el término “DIOS” en su acepción amplía, para referimos a cualquier cosa o persona que ha llegado a ser lo más importante en nuestra vida, y que hemos llegado a “adorar”, hasta sin darnos cuenta de ello.

Cuando amamos algo o alguien más que a nadie, cuando ponemos toda nuestra confianza y nos ocupamos en ello o en esa persona, de manera que llega a ser lo primero en nuestra vida, entonces ese “algo” o “alguien” ha llegado a ser nuestro “dios”, el objeto de nuestra adora­ción.

Jesús dijo:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.”

Mateo 22:37-38

Por lo tanto, no amar a Dios de esa manera, es cometer el pecado más grande que podemos cometer.

Lee las declaraciones enfáticas que hace Jesús en Mateo 4:10 y 10:37.

Hemos sido creados para adorar. Por eso, si no adoramos al Dios verdadero, estaremos adorando a un dios falso o a otra persona o alguna cosa. Y cuando ello ocurre, nuestra vida es vacía, superficial, sin propó­sito trascendente ni gozo permanente, hasta que El llega a ser “nuestro” Dios, el objeto de nuestra adoración verdadera y sincera (Juan 4:23-24).

Él es el único Dios, el revelado en la Biblia y por medio de Jesucristo, su Hijo. Por lo tanto Él es el único que puede ser adorado en realidad y con justicia.

Las Sagradas Escrituras son la única revelación escrita verdadera del único Dios verdadero, y el Señor Jesucristo es la única revelación encarnada y personal de Dios.

A. ¿CÓMO ES DIOS?

Descubre por ti mismo algunas cosas que DIOS REVELA ACERCA DE SÍ MISMO en su Palabra: la Biblia. Lee los pasajes que se indican a continuación, y anota los atributos o cualidades de Dios que destacan en cada uno de ellos; y mientras lo haces, medita en ellos y goza conociendo a tu Dios, quien se ha manifestado a ti como tu Padre que te ama:

1. Números 23:19

2. Job 42:1-2.

3. Salmo 116:5

4. Salmo 139:7

5. Salmo 147:5

6. Isaías 6:3

7. Malaquías 3:6

8. Juan 1:5

9. 1 Juan 4:8

Lo maravilloso es que todas estas verdades acerca de Dios, son también verdad en la persona del Señor Jesucristo, ya que Él es Dios, la segunda persona de la Trinidad. Dios no es un Dios lejano e inalcanzable, sino que se ha acercado a nosotros por medio de Jesucristo haciéndose cómo uno de nosotros (Juan 1:1,14; 10:30; 14:9).

Este es el mensaje del Evangelio, que significa literalmente “buenas nuevas”, y la mejor nueva es ¡que Dios se ha acercado a nosotros por medio de Jesucristo!

Dios, siendo tan grande, perfecto y santo como lo describe la Sagrada Escritura, ¡ahora es tu Padre y tú eres su hijo, y tu relación con

Él es personal y directa, porque aceptaste a su Hijo como tu Señor y Salvador!

B. DIOS, EL CREADOR

Veamos algo más sobre nuestro Dios. La Biblia declara enfáticamen­te que DIOS ES EL CREADOR DE TODAS LAS COSAS.

¿Qué cosas creó Dios, según los pasajes siguientes? Génesis 1:1; Génesis 1:27; Salmo 121:1-2

Ampliando la pregunta, ¿qué hizo Dios en cada uno de los siete días de la creación? Anota las respuestas con los versículos respectivos:

1er. Día

2do. Día

3er. Día

4to. día

5to. día.

6to. día

7mo. día

A pesar de todos los intentos del hombre secularizado por demostrar que la vida ha surgido por casualidad en el universo, y que somos producto de una evolución ciega a partir de la materia (la cual aparente­mente tendría que ser eterna, ya que su origen nunca se ha explicado), hasta ahora esos intentos han fracasado rotundamente.

Muchos eminentes científicos evolucionistas están reconociendo hoy día que, después de 150 años de arduas investigaciones, ¡no se ha encontrado en la naturaleza ninguna evidencia razonable de la teoría evolucionista!, y muchos de ellos están llegando a alguna forma de creacionismo teísta.

La revelación bíblica de la creación, escrita hace más de 3,500 años, sigue vigente, y nos muestra a un Dios Creador personal, quien nos creó con amor ¡a su imagen y semejanza! Y el mismo Espíritu Santo da testimonio de esto a nuestro espíritu.

“Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”, dice el apóstol Pablo en Romanos 1:20.

Nuestro Dios es un Dios grande, omnisciente y omnipotente; y ¡es tu Creador!

C. EL AMOR DE DIOS

Vimos antes que, a pesar de su grandeza y perfección, Dios es un Dios cercano a cada uno de nosotros, y desde que recibiste al Señor Jesucristo cómo tu Señor y Salvador, puedes disfrutar de una relación personal y directa con Dios.

Lee Salmo 145:8 y Efesios 2:13, donde la Palabra de Dios nos asegura de su cercanía a cada uno de nosotros.

Descubre en la misma Palabra de Dios varias maneras en que Dios MUESTRA SU AMOR Y SU INTERÉS POR TI:

1. Salmo 23

2. Mateo 6:25-33

3. Mateo 10:29-31

4. Mateo 28:20

5. Juan 14:18

6. 2 Tesalonicenses 3:3

7. Hebreos 12:5-11

8. 1 Pedro 5:7

Ahora que has visto algo acerca de lo que Dios es en sí mismo, luego algo sobre Él como Creador, y por último, de su cuidado por nosotros, te invito a meditar un poco, y responder a la siguiente pregunta:

¿Cuál era tu “dios”, o cuáles eran tus “dioses” antes de entregarte a tu NUEVO DIOS, que ahora sí es tu ÚNICO Y VERDADERO DIOS? Recuerda que podían ser cosas (dinero, trabajo, poder, fama, etc.); personas (familiares, amigos, personajes); o hábitos pecaminosos (alco­holismo, drogas, sexo, mentiras, odio, etc.); o un falso concepto de Dios, o ídolos (religiosidad sin una relación personal con Dios y con Jesucristo; doctrinas falsas, etc.).

Respuesta

¿Has renunciado a esos “dioses”? ¿Ya eres libre de ellos? Si no es así, busca la orientación de tu consejero o consejera; de tu maestro o de los pastores de la iglesia.

Memoriza los siguientes versículos

“Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable.”

Salmo 145:3

“Clemente y misericordioso es Jehová, lento en la ira, y grande en misericordia.”

Salmo 145:8

Notas y comentarios

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s