DE LEER Y ENTENDER ESTO PUEDE DEPENDER TU DESTINO ETERNO.

ESTA ES LA CLAVE DEL CRISTIANISMO Y ENTENDER ESTO PUEDE SALVAR TU ALMA ETERNAMENTE, SI ENTREGAS TU VIDA A JESÚS Y LO RECIBES COMO TU SALVADOR Y REY.
Los mandamientos se aplican a quienes fueron entregados, porque su propósito es evitar que la gente tenga excusas y demostrar que todo el mundo es culpable delante de Dios.
Pues nadie llegará jamás a ser justo ante Dios por tratar de hacer lo que ellos mandan, porque nadie los cumplen totalmente. Ellos sencillamente nos muestra lo pecadores que somos.
Pero ahora, tal como se prometió tiempo atrás en los escritos de Moisés y de los profetas, Dios nos ha mostrado cómo podemos ser justos ante él sin cumplir con las exigencias del total de los mandamientos.
Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere.
Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.
Sin embargo, con una bondad que no merecemos, Dios nos declara justos por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados.
Pues Dios ofreció a Jesús como el sacrificio por el pecado. Las personas son declaradas justas a los ojos de Dios cuando creen que Jesús sacrificó su vida al derramar su sangre. Ese sacrificio muestra que Dios actuó con justicia cuando se contuvo y no castigó a los que pecaron en el pasado,
porque miraba hacia el futuro y de ese modo los incluiría en lo que llevaría a cabo en el tiempo presente. Dios hizo todo eso para demostrar su justicia, porque él mismo es justo e imparcial, y declara a los pecadores justos a sus ojos cuando ellos creen en Jesús.
¿Podemos, entonces, jactarnos de haber hecho algo para que Dios nos acepte? No, porque nuestra libertad de culpa y cargo no se basa en la obediencia a los mandamientos sino que está basada en la fe.
Así que somos declarados justos a los ojos de Dios por medio de la fe y no por obedecer los mandamientos.
(Romanos 3:19-28)

ORACIÓN:
DIOS MÍO, EN ESTE MOMENTO TE ENTREGO MI VIDA COMPLETAMENTE, TE PIDO PERDÓN POR TODOS MIS PECADOS Y RECIBO A JESÚS EN MI CORAZÓN COMO MI SALVADOR Y MI REY (QUIERO QUE SEAS TU EL QUE GOBIERNA EN MI VIDA) Y QUIERO SEGUIR TUS PASOS DESDE AHORA, EN ESTE AÑO QUE VIENE Y PARA SIEMPRE. AMÉN.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s