Discipulado Cristiano. Lección 7.

Lección 7

UNA NUEVA FAMILIA: LA IGLESIA

Al recibir a Cristo como tu Señor y Salvador personal, has nacido de nuevo y has sido incorporado a UNA NUEVA FAMILIA: LA FAMILIA DE DIOS, QUE ES LA IGLESIA DE CRISTO.

A. DEFINICIÓN Y CONCEPTOS

Al hablar de Iglesia, no estamos refiriéndonos a ningún edificio o templo, sino a personas que han nacido de nuevo por la fe en Jesucristo.

La palabra griega en el Nuevo Testamento traducida por “iglesia” es ecclesia, que significa “congregación de llamados”, es decir, los que han sido llamados por el Señor. Por otro lado, encontramos dos acepciones de la palabra “iglesia” que pudiéramos llamar las dos dimensiones de la

Iglesia:

1. La Iglesia universal o invisible, compuesta por el conjunto de personas regeneradas por la obra del Espíritu Santo basándose en su fe puesta en Jesucristo como Señor y Salvador. Incluye a los redimidos de todos los tiempos, razas y naciones, condición social o cultural, así como de las diferentes denominacio­nes cristianas sin distinción. La condición es haber nacido de nuevo por la fe en Jesucristo, y mostrarlo por los frutos en su vida (Mateo 7:15-20).

2. La iglesia local o visible, conformada por el conjunto de creyentes que se reúnen en un lugar determinado con fines de adoración a Dios, instrucción en la Palabra, comunión unos con otros, testimo­nio y servicio.

B. LA RELACIÓN DE LA IGLESIA CON CRISTO

La Palabra de Dios usa tres figuras para describir la relación de la Iglesia con Cristo. Anota la figura o simbolismo usado en cada grupo de textos:

1. 1 Corintios 3:9,11, 16-17; Mateo 16:18

En esta figura el énfasis es puesto sobre el fundamento de la iglesia, que es Cristo, y la morada de Dios en ella por su Espíritu Santo. 2. 1 Corintios 12:13; Efesios 1:22-23

Aquí el énfasis es puesto en la relación vital de la Iglesia con Cristo. Él es la cabeza de la Iglesia, y ella depende de Él. También muestra que la Iglesia está llamada a continuar la obra redentora de Cristo en la tierra, porque ella es su cuerpo, y Él la cabeza.

3. 2 Corintios 11:2; Efesios 5:24-25,31-32

El énfasis en esta figura es el amor recíproco entre la Iglesia y Cristo, y señala a la unión final en el cumplimiento del plan de redención.

C. LA NATURALEZA DE LA IGLESIA LOCAL

1. Sólo deben ser miembros de la Iglesia local los que son miembros de la Iglesia Universal por haber experimentado el nuevo nacimien­to.

2. La relación del creyente con la Iglesia refleja su relación con Cristo; y como cada creyente reconoce en cada otro a un hermano en Cristo, todos los miembros de la Iglesia están en un plano de absoluta igualdad (Mateo 23:8-10). No hay lugar en la Iglesia para ningún tipo de discriminación.

3. El objeto de la Iglesia local es la gloria de Dios en el establecimiento de su Reino, tanto en los corazones de los creyentes como en el mundo (Efesios 1:5-6,11-12). Este objetivo se promueve mediante:

a. La adoración unida

b. La oración unida

c. El cuidado y exhortación mutuos

d. La instrucción en la Palabra de Dios

e. El testimonio al mundo.

4. La ley de la Iglesia es la voluntad del Señor Jesucristo, revelada en su Palabra escrita y por la guía del Espíritu Santo, lo que resulta en una vida de santidad y de amor.

C. LA UNIDAD EN LA IGLESIA

Dios pone mucho énfasis en la unidad que debe haber en la Iglesia de Cristo. Aunque podemos ser de diferentes culturas, sociedades o razas, todos hemos sido incorporados por el Espíritu Santo al cuerpo de Cristo, y hechos miembros del mismo cuerpo.

Por lo tanto, hay una unidad orgánica indestructible, que trasciende las diferencias y errores humanos, y que se debe reflejar en nuestras relaciones de unos con otros.

1. ¿Cuál es el mandamiento del Señor Jesucristo a sus discípulos en Juan 13:34-35?

2. ¿Qué pidió fervientemente el mismo Señor en su oración en Juan 17:20-23?

3. ¿A qué se nos exhorta en Efesios 4: l-6?

El énfasis en 1 Corintios 12:13-27 es la unidad e interdependencia entre los miembros del cuerpo de Cristo: NOS NECESITAMOS UNOS A OTROS, Y DEBEMOS VIVIR EN UNIDAD Y AMOR.

E. LA DIVERSIDAD DENTRO DE LA IGLESIA

La contraparte de la unidad del cuerpo de Cristo, es la diversidad de funciones dentro de él, de la misma manera en que hay diversidad de funciones dentro del cuerpo humano.

1. Romanos 12:4,5 nos enseña que todos los creyentes son

2. ¿Quién determina la función o ubicación de cada creyente dentro de la iglesia según 1 Corintios 12:18?

3. ¿Hay algún miembro inútil según 1 Corintios 12:20-22?

4. ¿Cuál es la responsabilidad de cada cristiano para con los demás según 1 Pedro 4:10?

F. EL GOBIERNO DE LA IGLESIA

La autoridad dentro de la Iglesia es de naturaleza primordialmente espiritual y no legal, aunque siempre sea necesario tener algún tipo de Estatutos o Reglamentos que permitan cumplir al mismo tiempo con las exigencias que establece la ley para las Asociaciones Religiosas, como es la figura legal de la Iglesia. La Biblia nos manda obedecer a la ley en todo lo que no se oponga a la ley de Dios (Hechos 5:29; Romanos 13:1-6).

El Pastor es el guía espiritual de una iglesia local, y tiene la respon­sabilidad de proveer el alimento espiritual, guiar y adiestrar a los creyen­tes de su congregación, preparándolos para el ministerio.

1. Según Efesios 4:11, ¿quiénes han sido dados por Dios a la Iglesia para su edificación?

2. Según 1 Pedro 5:2-3, ¿cuál es la responsabilidad de los pastores para con la Iglesia?

3. En Hebreos 13:7,17, ¿cuál debe ser la actitud de la Iglesia para con sus pastores?

G. LAS ORDENANZAS EN LA IGLESIA

Las ORDENANZAS son los ritos externos que Cristo ha ordenado que sean administrados en su Iglesia, como símbolos visibles de la verdad salvadora del Evangelio. Son símbolos, porque expresan vívida­mente esta verdad y la confirman en el creyente.

En el Nuevo Testamento encontramos sólo dos ordenanzas, que son las que se practican en todas las Iglesias cristianas evangélicas.

1. EL BAUTISMO

El bautismo cristiano es la inmersión del creyente en agua como señal de su entrada a la comunión con la muerte y resurrección de Cristo; en señal de su regeneración o nuevo nacimiento al unirse por la fe con Cristo.

a. Simbolismo del bautismo.

Más específicamente, el bautismo en agua es:

(1) Símbolo de una vida nueva liberada del castigo y del poder del pecado (Romanos 6:4). Al entrar en las aguas, el creyente confiesa estar enterrando todos sus afectos corrompidos y pecados pasados; y al salir, declara recibir por fe la vida resucitada de Cristo para una nueva vida y esperanza.

(2) Símbolo de la unión del creyente con Cristo (Romanos 6: 3,5; Colosenses 2:12). El bautismo representa la muerte y resurrección de Cristo como la del creyente, expresando así la identificación y unión entre ambos.

(3) Símbolo de la unión espiritual de todos los creyentes en Cristo (Efesios 4:3-6). Allí es el bautismo y no la Santa Cena lo que simboliza la unidad cristiana.

b. Forma de administración del bautismo.

La única forma bíblica para el bautismo en agua es por inmersión.

Las razones son las siguientes:

(1) La palabra griega traducida como “bautizar” es baptizo, que significa “sumergir, hundir”.

(2) Juan el Bautista bautizó por inmersión en el Jordán (Marcos 1:9-10). (3) El mismo simbolismo exige que el bautismo sea por inmersión: Al entrar en el agua morimos al pecado; al salir resucitamos para Dios. (4) El testimonio histórico nos muestra que en la Iglesia apostólica el bautismo fue por inmersión.

c. El bautismo es un mandato para todo creyente

Aunque la salvación no es por el bautismo sino por la fe en Cristo, sí es una expresión fundamental de la obediencia que acompaña a una fe genuina, y testimonio que sella el compromiso con Dios. Muchos han sido bautizados siendo niños debido a la tradición religiosa, pero al convertirse preguntan qué deben hacer. Veamos la enseñanza bíblica al respecto:

(1) Hechos 2:38. ¿Qué se nos dice que debemos hacer antes de bautizamos?

(2) Marcos 16:16. ¿Qué es antes del bautismo?

(3) Hechos 8:36-37. ¿Cómo debía creer el etíope para poder ser bautizado por Felipe?

A la luz de lo visto, ¿es bíblico (y por tanto válido) el bautismo de los niños?

A la luz de la Biblia, ¿consideras que el bautismo es una opción que puedes recibir o rechazar, o es un mandato para ti, que debes obedecer por amor a Dios?

2. LA SANTA CENA

La Cena del Señor, Santa Cena o Eucaristía, es un rito externo instituido por el mismo Señor Jesús, en el que la Iglesia reunida come el pan y bebe el vino, en señal de su constante dependencia del Salvador crucificado y resucitado como la fuente de su vida espiritual.

a. Simbolismo de la Santa Cena.

Entrando en detalles, la Santa Cena es:

(1) Símbolo de la muerte sustituta de Cristo por nuestros pecados (Marcos 14:24; Lucas 22:19; 1 Corintios 11:24,26).

(2) De la unión del creyente con Cristo (1 Corintios 10:16).

(3) Símbolo de la continua dependencia del creyente, de su Salvador resucitado, para su vida espiritual.

(4) Símbolo de la unión de todos los creyentes en Cristo (1 Corintios 10:17).

b. Forma de administración de la Santa Cena.

(1) Según Mateo 26:26-28 y 1 Corintios 11:27-29, ¿qué elementos se deben administrar a los creyentes?

(2) ¿Es bíblico que se administre sólo pan a los creyentes, mientras el que oficia sí toma pan y vino?

c. ¿Cómo debemos participar de la Santa Cena?

Hemos visto el significado y la solemnidad de la Santa Cena; un momento muy precioso de comunión con Dios. En ella le expresamos a Dios nuestra gratitud por la muerte redentora del Señor Jesucristo; nuestra identificación con ella; y nuestro gozo por la comunión con Él. Pero también nos apropiamos por la fe del poder de la vida resucitada de Cristo al “comer de su carne”; es decir, por la fe recibimos una vez más de la vida del Cristo resucitado, con todo lo que Él logró para nosotros en el Calvario.

Es por eso que la Palabra de Dios nos advierte: “De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor” (1 Corintios 11:27-32).

Memoriza los siguientes versículos

“Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.”

Juan 17:21

“No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”.

Hebreos 10:25

Notas y comentarios

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s