Discipulado Cristiano. Lección 34.

Lección 34

CÓMO SER GUIADO POR EL ESPÍRITU SANTO.

“Los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.” Romanos 8:9

En la lección anterior: “Cómo conocer la voluntad de Dios”, vimos que esa voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta, y que obedecerla trae tantas bendiciones. También vimos que, para llegar a conocerla, es necesaria una actitud dispuesta para su búsqueda sincera – meditando en la Palabra de Dios y pidiéndosela en oración – así como tener la disposición a obedecerla.

En esta lección vamos a considerar otro aspecto muy importante en tu vida como discípulo de Cristo: COMO SER GUIADO POR EL ESPÍRITU SANTO; es decir, ya no solamente cómo puedes conocer la voluntad de Dios, sino cómo puedes vivir constantemente en conformi­dad con ella.

A. QUÉ ES SER GUIADO POR EL ESPÍRITU SANTO

A. B. Simpson, un hombre que supo por experiencia propia lo que es una vida guiada por el Espíritu Santo, escribe en su libro Andando en el Espíritu:

“¿Qué es andar en el Espíritu? Se puede decir, de un modo general, que es mantener el hábito de la dependencia del Espíritu Santo en toda nuestra vida: espíritu, alma y cuerpo … El andar en el Espíritu es reconocer al Espíritu como presente y habitando en nosotros … Reco­nozcamos que ha venido, y dirijámonos a Él como que está presente y es un amigo de nosotros. Él siempre va a aceptar nuestro reconocimien­to, y nos va a hablar. . . desde el lugar santísimo en el interior de nuestro corazón” (página 15).

“El Espíritu Santo nos ha sido prometido como nuestra guía personal en el camino de la vida … Algunas personas sienten tanto celo por la Palabra de Dios, que niegan toda guía directa del Espíritu aparte de la Palabra; pero si creemos la Palabra, nos vemos obligados a aceptar sus afirmaciones claras, de que la presencia personal de Dios es dada al discípulo obediente y humilde para la dirección necesaria en cada paso de su vida” (Página 43).

Lee los siguientes pasajes bíblicos que Simpson cita, y anota las promesas que tienen que ver con la guía del Espíritu:

1. Salmo 32:8:

2. Juan 10:4:

3. Proverbios 3:6:

B. LA IMPORTANCIA DE SER GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO

1. Según Gálatas 5:16-25, ¿qué produce en un creyente el ser guiado por el Espíritu?:

2. En Romanos 8:14, ¿qué caracteriza a los verdaderos hijos de Dios?:

Es muy interesante que el Espíritu Santo inspiró a Pablo a usar la palabra griega huios en el versículo 15, cuya connotación es primordial­mente la relación filial de hijo a padre, mientras que la palabra griega teknon, usada en el versículo 16, destaca mayormente el hecho del nacimiento o procreación. De esta manera vemos que, por la fe en Cristo, todos nacemos de Dios, pero solamente los que son guiados por el Espíritu tienen una relación de hijos a padre con Dios. Y esto es lo que Dios anhela tener con cada uno de nosotros, y particularmente contigo.

3. A la luz de Gálatas 5:25, el ser guiado por el Espíritu ¿es una opción, o un mandato?

4. ¿Por qué es necesario ser guiados por el Espíritu, a la luz de los siguientes textos?

a. Salmo 139:23-24:

b. Jeremías 17:9:

c. Proverbios 14:12:

Según. Juan 16:13, ¿qué hará el Espíritu Santo?

C. REQUISITOS PARA SER GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO

Cualquiera puede guiarse por su razonamiento, sus sentimientos o sus impulsos; también por la dirección de otra u otras personas; pero no cualquiera puede ser guiado por el Espíritu Santo. Descubre en la Palabra de Dios algunos de los requisitos para gozar de esa bendita experiencia:

1. Salmo 25:9:

2. 1 Corintios 2:14:

3. Ser bautizado con el Espíritu Santo. Lee Ez.36:26,27. Dios hace una doble promesa allí: la primera es darnos un espíritu nuevo por medio de la regeneración al recibir a Cristo por la fe; la segunda es damos su mismo Espíritu morando en plenitud en nosotros al recibir el bautismo con el Espíritu Santo. Desde ese momento, y mientras permanezcamos en comunión con el Espíritu, podemos experimen­tar más claramente su dirección en nuestra vida.

4. Santiago 1:5:

5. Santiago 1:6:

6. Habacuc 2:1-3. Debemos saber esperar en fe la respuesta de Dios. Muchas veces no escuchamos la guía del Espíritu por causa de nuestra impaciencia.

D. CÓMO PUEDE GUIARNOS EL ESPÍRITU SANTO

1. Por medio de las Escrituras

Al traer a nuestra conciencia textos de la Palabra de Dios en una forma vívida, o haciendo que esos textos nos impacten de una manera especial mientras los leemos, de tal modo que sentimos que es la respuesta a algo que hemos estado preguntando al Señor en oración (Salmo 119:105,145).

2. Por medio de su voz directa o visiones

Encontramos muchos casos en la Palabra en que Dios habló direc­tamente al hombre para amonestarle, revelarle cosas, anunciar eventos futuros o para indicarle lo que debía hacer, como en el caso de los profetas y del Apóstol Pablo.

Pero debemos ser muy prudentes en estas formas de dirección del Espíritu por las siguientes razones:

a. Para cosas que tienen que ver con los planes de Dios para el futuro de la humanidad y los últimos tiempos, ya la revelación está completa (Apocalipsis 22:18). Toda revelación adicional es sospe­chosa y debe ser rechazada.

b. En todo lo relacionado a la salvación del ser humano, a los principios morales y normas de conducta, la ley de Dios ya ha sido dada, y no debemos esperar revelación especial y personal para ello.

c. Tampoco en todo aquello que nuestra inteligencia y sentido común, santificados por el Señor, nos pueden guiar.

d. Por último, sabemos que espíritus de error también pueden dar mensajes a la conciencia humana, y de hecho hay mucho de reve­lación y voces demoníacas, y no sólo en el mundo del ocultismo.

3. Mediante impulsos intuitivos de nuestro espíritu

Activado o influido por el Espíritu de Dios, de manera que no los experimentamos como resultado de un razonamiento lógico de nuestra mente, sino como un impulso interior, como una convicción espiritual firme. Cuando seguimos este impulso interior, sea para hacer algo o para no hacer algo, y habiendo orado con fe por la dirección del Espíritu, y tenemos paz y un sentido de aprobación por parte de Dios, entonces podemos confiar en que es la guía efectiva del Espíritu (Filipenses 2:13). Sin embargo, debemos también tener cuidado con esta forma de guía del Espíritu, porque será eficaz solamente en la medida de nuestra consagra­ción y vida de comunión con Dios, para no ser influidos por impulsos de nuestra naturaleza carnal.

4. Por medio de las circunstancias (Romanos 15:22-23; 1 Corintios 16:9)

Dios puede abrir y cerrar puertas como una forma de guiamos en la dirección que Él quiere que vayamos, como en el caso de Pablo. El problema es que a veces quien quiere cerrar las puertas para que no hagamos algo es Satanás, o nos pone las cosas “en bandeja” como para tentarnos y desviamos de la dirección de Dios. Por eso las circunstancias sólo pueden confirmar lo que la Palabra y el Espíritu digan a nuestro espíritu, pero nunca deben ser por sí solas determinantes de la guía de Dios.

5. Por medio de los dones sobrenaturales del Espíritu

Los dones de palabra de ciencia y de sabiduría, y el de profecía, pueden ser usados maravillosamente por el Espíritu para dar indicaciones para nuestra vida.

Pero una vez más, no debemos dejamos guiar por los dones aparte de lo que la Palabra y el Espíritu digan a nuestro espíritu. En grandes sectores de la iglesia se han cometido muchos abusos con los dones sobrenaturales del Espíritu, trayendo descrédito y escepticismo en cuanto a ellos, y hasta desgracias y tragedias para muchas vidas.

CONCLUSIÓN

Respetando los principios bíblicos y los frutos de la experiencia de hombres de Dios, podrás ser guiado por el Espíritu de Dios en cada aspecto de tu vida, sean estas grandes decisiones como tu vocación, el matrimonio, o el llamado de Dios al ministerio; o sean pequeñas deci­siones de cada día.

RECONOCE AL ESPÍRITU SANTO COMO PRESENTE Y HA­BITANDO EN TI. MANTÉN UNA ACTITUD DE OBEDIENCIA. CONSÚLTALE CONSTANTEMENTE EN ORACIÓN, Y DÉJATE GUIAR POR ÉL.

Memoriza el siguiente versículo

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”

Romanos 8:14

Notas y comentarios

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s