Esto es lo que debe hacer cada cristiano/a ¡HOY!

ESTO ES LO QUE DEBE HACER CADA CRISTIANO/A ¡HOY!

Dios nos mandó principalmente a salvar almas, a dejarnos ser transformados por Jesús en pescadores de hombres a los cuales luego, debemos enseñarle en teoría (bases del Cristianismo) y en la práctica, a poner por obra TODAS las cosas que nos ha mandado, Mateo 28:18-20, a que sean llenos del Espíritu Santo, como prioridades, esto último es para que puedan hacer la obra de Dios de extensión de su Reino con poder sobrenatural. Nos mandó a evangelizar 1 x 1 (uno por uno) y de diversas formas. Hoy en día es muy efectivo que en Grupos de Vida, Grupos pequeños, reuniones caseras, casas de paz, células etc, los discípulos enseñen lo que su Pastor les enseña a ellos.

2 Timoteo 2:2. Convoque a sus parientes, conocidos y amigos a una reunión y esfuércese por darles su testimonio, pasarle un video de su pastor o enséñele lo que su Pastor le enseño a usted en la semana. O alguna lección del cristianismo básico recomendada por su líder espiritual.

Cada cristiano debe ser un evangelista en su entorno y alguien que brille con la luz de Jesús. Marcos 5:19-20; Mateo 5:16; Mateo 28:18-20.; Esdras 7:10. Haga como Cornelio Hechos 10:24; como Mateo, Mateo 9:9-13; como Zaqueo Lucas 19:1-10; Como Andrés Juan 1:41-42. Sea llenos del Espíritu santo Hechos 9:17; 19:6; 2:4 y actúe como Esteban entre el pueblo Hechos 6:8. Lea Hechos 5:20; 5:42. Lea Hechos 6:4; 8:4 y actúe también como Pablo

1 Corintios 2:4-5; Romanos 18:20. TODOS LOS CRISTIANOS DEBEN INDIVIDUALMENTE CUMPLIR LA GRAN COMISIÓN Y SER INVESTIDOS DE PODER DESDE LO ALTO Lucas 24: 49; Hechos 2.32-33, 39; PARA HACER LAS MISMAS OBRAS DE JESÚS Y AÚN MAYORES Juan 14:12, PUES ESTE ES EL TIEMPO DE LOS MILAGROS. Hechos 2: 16-21; Juan 13:15; Juan 13:17

(Juan 13:15)

Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

(Juan 13:17)

Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

(Juan 15:16)

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

(Juan 20:21)

Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.

(Lucas 4:14)

Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea.

(Lucas 4:18-19)

El Espíritu del Señor está sobre mí,

Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

A pregonar libertad a los cautivos,

Y vista a los ciegos;

A poner en libertad a los oprimidos;

A predicar el año agradable del Señor.

Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios,

(2 Corintios 1:21)

Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.

(1 Juan 2:20)

(Hechos 10:38)

Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

(Marcos 16:20)

Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.

(Marcos 16:17)

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

(Marcos 16:18)

tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

(Lucas 10:19)

He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

(Mateo 10:19)

…no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar.

(Mateo 10:20)

Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.

(Mateo 10:7)

Vayan y anuncien que el reino de los cielos se ha acercado.

(Mateo 10:8)

Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los leprosos y expulsen a los demonios. Ustedes recibieron gratis este poder; no cobren tampoco por emplearlo.

(Juan 20:21)

Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.

(Juan 13:20)

De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

Predicador Gustavo Isbert

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s