SACCIÓN B. LOS FUNDAMENTOS DEL DISCÍPULADO.

SECCION B

Los fundamentos del discipulado

1. La importancia de los buenos fundamentos

 

53

2. Arrepentimiento de obras muertas

 

59

3. Fe hacia Dios

 

63

4. La doctrina de bautismos

 

67

5. Imposición de manos

 

73

6. Resurrección de los muertos

   

7. Juicio eterno

   

1. La importancia de

los buenos fundamentos

a) Escrituras clave

Hebreos 5:11-6:3 Lucas 6:46-49

Corintios 3:10-15 1 Pedro 2:5

b) Introducción

Un fundamento es una sustancia encima de la cual construyes una estructura. El fundamento en realidad apoya el edificio, cada parte del edificio depende del fundamento. Si tiene fundamentos buenos, profundos y seguros, el edificio se mantendrá firme, no importa lo que venga contra él. Si no, cuando ocurran problemas el edificio se caerá. Como discípulos de Jesús nuestras vidas son estructuras espirituales. En las Escrituras, esta estructura se llama “templo del Espíritu Santo” (1 Corintios 6:19), “el templo de Dios” (1 Corintios 3:16), “edificio de Dios” (1 Corintios 3:9) y “una casa espiritual” (1 Pedro 2:5). Sólo se puede construir fuerte, alto y capaz de resistir problemas si los fundamentos son debidamente echados.

e) Jesús, el fundamento

Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

(1 Corintios 3:11)

El mejor fundamento de todos para un edificio es la roca sólida. Otros estratos menos estables tales como grava, arena, tierra, arcilla y roca porosa deberían ser quitados para que una estructura grande pueda ser construida en roca sólida. En nuestra vida cristiana es igual. No deberíamos construir nada a menos que lo fundásemos en Jesucristo. El es nuestra “roca” (1 Corintios 10:4) y no deberíamos ni hacer ni construir nada que El no esté apoyando. Si intentamos construir algo fuera de esta verdad, entonces el día (el Día del Juicio) lo traerá a la luz, porque todo lo que hayamos construido será probado y sólo recibiremos recompensa por lo que sobreviva (1 Corintios 3:10-15). Jesús apoyará sólo lo que ve que el Padre está haciendo (Juan 5:19). Debemos, pues, pedir a Dios el Padre que su voluntad se cumpla en nuestra vida y hacer solamente lo que él desea de nosotros. Entonces sabremos que Jesús lo estará apoyando y podremos empezar a construir.

d) ¿Roca o arena?

En Lucas 6:46-49 Jesús describe dos maneras de construir: o encima de la arena (un fundamento inestable) o encima de la roca (un fundamento estable). Mucha gente, incluido muchos cristianos, está construyendo su vida encima de fundamentos inestables tales como el materialismo, ambición, deportes, educación, filosofías, tradicio­nes del hombre, sabiduría humana, etc. El único fundamento estable de roca sólida es el Señor Jesucristo, que es la Palabra viva (la Verdad).

De este pasaje en Lucas podemos notar los siguientes puntos:

(I) ¿Qué constituye una vida sólida? (v. 47)

“Todo aquel que viene a mí” – relación con Jesús.

“Oye mis palabras” – oír su palabra.

“Ponlas en práctica” – hacer su voluntad.

(II) ¿Puede uno oír y no hacer? (v. 46)

“¿Por qué me llamáis `Señor, Señor’ y no hacéis lo que yo digo?” Esto es conocer la Palabra y no hacer (Véase también Santiago 1:21-25.)

(III) ¿Cómo es el que oye y hace la Palabra? (v.48a)

“Semejante es al hombre que al edificar una casa, cayó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca Quitó todo entre él y la roca. Se aseguró que estaba en una posición sólida incluso habiendo tenido q cavar profundo, lo cual es costoso y tarda tiempo.

(IV) ¿Por qué se debe construir la casa en la roca? (v.48b)

“Cuando vino la inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa”. Es la naturaleza de la vida q haya tormentas (Hebreos 12:25-29). Nadie se escapa de las tormentas.

(V) ¿Qué le pasó a la casa en la roca? (v.48b)

La casa no pudo ser movida porque estaba bien construida, estaba fundada en la roca. Habrá tormenta en nuestra vida cristiana, pero si estamos oyendo y haciendo la Palabra de Dios, las tormentas no n moverán.

(VI) ¿Cuál es el peligro al construir nuestra vida cristiana? (v.49a)

“El que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento”. (0 so la arena, Mateo 7:26).

(VII) ¿Qué le pasa a la casa sin fundamento? (v.49b)

“Contra la cual el río dio con ímpetu (el mismo río y tormenta que dio contra la casa en la roca), y 1 cayó, y fue grande la ruina de aquella casa”. Necesitamos reconocer cualquier fundamento inestable nuestra vida, admitirlo, y quitarlo para llegar a la roca sólida con la ayuda del Espíritu Santo.

e) ¿Y después qué?

Los fundamentos de nuestra vida como cristianos son tan importantes que es imposible seguir a la madurez sin e Hebreos 6:1-33 enuncia las verdades básicas fundamentales encima de las cuales nuestra vida cristiana ha de obrada (las llamaremos los fundamentos de nuestra fe) y nos insta a avanzar a la madurez con el permiso de No puede haber madurez sin el permiso de Dios. Si no echamos los fundamentos correctos, Dios no nos dar “permiso de construcción” para continuar la edificación de nuestra casa espiritual. Muchos cristianos son inmaduros incluso muchos que son nacidos de nuevo desde hace años. Esto es una tragedia. Muchas de estas personas deberían estar enseñando a otros o entrenando a sus propios discípulos, pero en vez de ello todavía son como espirituales en Cristo, todavía con necesidad de leche espiritual en vez de comida sólida (Hebreos 5:11-14).

f) Evidencia de inmadurez en los cristianos

(1) Tardo de oído

Estos cristianos son letárgicos y no quieren ser movidos; no tienen impulso ni energía en su interior; jul empezaron con entusiasmo pero a través de los años han llegado a ser de esta manera.

(II) Sin responsabilidad

Estos son cristianos que no han madurado nunca, son infantiles cuando deberían ser profesores maduros.

(III) Sin participación

Estos cristianos no contribuyen nada más que a aumentar el número de miembros en las iglesias, muchos son así desde hace años.

(IV) Sin discernimiento

Estos cristianos la mayoría del tiempo ni siquiera saben distinguir entre lo bueno y lo malo.

(V) Sin estabilidad

Cada problema derriba a estos cristianos; suelen ser mariposas espirituales yendo de una enseñanza o iglesia a otras.

g) Razones de inmadurez

(I) No son realmente nacidos de nuevo

Existe evidencia inequívoca cuando nacemos de nuevo:

– El testimonio del Espíritu (Romanos 8:16).

– Somos “nuevas criaturas” (2 Corintios 5:17).

– Deseamos obedecer a Dios (1 Juan 2:3).

– Amamos a otros cristianos (1 Juan 3:14).

– Hacemos la voluntad de Dios (Mateo 7:21).

– Tenemos sed de Dios (Salmos 42:1-2).

(II) Negligencia

No se han preocupado de mantenerse en forma espiritualmente, sino que se han dejado llevar por los demás.

(III) Desobediencia

Dios les ha pedido que hagan algo y está esperando con paciencia hasta que decidan hacerlo.

(IV) Transigencia

Han dejado entrar “las zorras pequeñas” que echan a perder las “viñas” (Cantar de los Cantares 2:15). Han hecho las cosas de una manera contraria a la que Dios tenía para ellos. Han obedecido sus propios deseos egoístas en vez de a Dios. Estas cosas ahora tienen poder sobre ellos y están estropeando su caminar con Dios. Intentan vivir una vida equilibrada entre agradarse a ellos mismos y agradar a Dios. Por lo tanto, en vez de tener una vida fructífera y realizada al servicio de Dios, acaban frustrados e insatisfechos, sin agradarse ni a ellos mismos ni a Dios.


clip_image001h) Una ilustración de los fundamentos de nuestra fe


i) Preguntas y puntos de discusión

1. Por qué es Jesús un fundamento estable en el que construir una vida?

2. Por qué son el materialismo, deportes, educación, filosofías, tradiciones del hombre, sabiduría humana e incluso la religión, fundamentos inestables en que construir tu vida, incluso en parte?

3. Roca o arena: ¿dónde están tus fundamentos? (Mateo 7:24-27).

4. ¿Qué tipo de cosas necesitamos quitar de nuestra vida para que podamos llegar a la roca, es decir, a Jesús? ¿Estás dispuesto a hacer esto con la ayuda del Espíritu Santo?

5. Cuando oímos y leemos la Palabra de Dios, ¿obedecemos como deberíamos, o hacemos poco o nada acerca de ello?

6. ¿Qué pasos puedes tomar para asegurarte de que construirás los fundamentos correctos y no encontrarte sin ellos cuando las tormentas de la vida vengan en tu camino?

7. Lee 1 Corintios 3:1-3. ¿Por qué es este pasaje todavía tan apropiado a muchos en la iglesia actual como lo era hace casi 2000 años?

8. ¿Por qué muchos cristianos se conforman con su inmadurez con respecto a Dios? 9. Hay algunas áreas de tu vida en las que has sido negligente o has transigido?

10. Qué es la leche espiritual y a quién es dada?

j) Resumen y aplicación

1 Jesucristo es el fundamento en el cual deberíamos edificar nuestra vida al ser Sus discípulos.

2. Cualquier cosa que nos impide edificar nuestra vida en Jesús como fundamento debería ser quitada con la ayuda del Espíritu Santo.

3. Jesús quiere que nosotros siendo sus discípulos vengamos a El, oigamos sus palabras y las pongamos en práctica.

4. El deseo de Dios el Padre es que todos los cristianos crezcan en madurez en El, pero esto no puede ocurrir sin su permiso.

5. Dios quiere que echemos los fundamentos correctos y luego nos llevará de la leche espiritual a la comida más sólida para que podamos crecer en madurez en El.

2. Arrepentimiento de obras muertas

a) Escrituras clave

Hebreos 6:1 Juan 16:13-15

Juan 14:23-24 Efesios 2:10

b) Introducción

El primer llamamiento al pecador es “arrepentirse del pecado”. El primer llamamiento al cristiano nacido de nuevo es “arrepentirse de las obras muertas”.

(Algunas versiones de la Biblia utilizan en Hebreos 6:1 la frase “hechos que conducen a la muerte”, hay otras como la R.V utilizan una traducción mejor que es “obras muertas”, así pues, en esta unidad de enseñanza usaremos la frase “obras muertas”.)

c) Arrepentimiento

Recordemos lo que es el arrepentimiento. Se puede definir el arrepentimiento como un cambio de opinión y actitud que conduce a un cambio de acción (2 Crónicas 7:14).

Charles Finney dijo: “El arrepentimiento implica un abandono intelectual y de corazón de todo y cada aspecto de controversia con Dios. Implica una convicción de que Dios tiene toda la razón, y el pecador está totalmente equivocado, y un abandono completo y de corazón de toda excusa y disculpa del pecado”.

El arrepentimiento es ver los fundamentos inestables en nuestra vida y entregarlos a favor de los fundamentos de Dios. Entregarlos no es una cosa negativa, sino un verdadero fundamento en sí mismo, necesario para recibir las bendiciones de Dios y para seguir hacia la madurez en Dios. En efecto, si las bendiciones de Dios son recibidas en vidas que no tienen este fundamento de arrepentimiento, puede dar como resultado un desvío de la verdad que se ha recibido.

d) ¿Qué es el arrepentimiento verdadero?

El arrepentimiento no es sólo una aceptación mental de la verdad, o sólo una tristeza mundana, sino que es:

(I) Tristeza de Dios por el pecado

El arrepentimiento verdadero es una tristeza no sólo dentro de uno mismo, o hacia otra persona, sino que ante todo es una verdadera tristeza hacia Dios. Necesitamos ver el pecado como lo ve Dios (Salmo 38; 2 Corintios 7:10).

(II) Confesión de pecado (Salmo 32:5; 1 Juan 1:9)

(III) Una buena voluntad de abandonar el pecado (Proverbios 28:13)

(IV) Tener odio al pecado (Ezequiel 20:43-44)

(V) El arrepentimiento incluye restitución (Lucas 19:8; Levítico 6:1-7)

El arrepentimiento no es sencillamente un hecho “una vez y para siempre”, sino una actitud del corazón básica para nuestra continua relación con Dios.

e) Obras muertas

Una obra muerta es toda cosa que hagamos que no sea iniciada por Dios. “Muerto” significa “vacío de vida”. Una obra muerta es cualquier cosa que esté desprovista de la vida de Dios. Si no es iniciada por Dios no será energetizada por Dios. Es cualquier cosa hecha en el momento equivocado, o con el motivo equivocado (el único motivo correcto es el de hacerlo todo para la gloria de Dios). Es cualquier cosa basada en una buena idea, o cualquier cosa que no funciona.

Existen dos categorías de obras muertas:

(1) Todo lo que hicimos antes de ser convertidos

Esto incluye los pecados u obras de la carne (Gálatas 5:19-21) y las obras del diablo (1 Juan 3:8). Hasta incluye la asistencia a la iglesia y pasar por las formas y ceremonias tradicionales para merecer la sonrisa o favor de Dios. Nuestra aceptación de Dios se basa solamente en la obra acabada del Salvador. Sólo su obra nos justifica (Efesios 2:8-9; 2 Timoteo 1:9; Tito 3:5). Una vez que hayamos recibido la obra acabada del Salvador, nuestra conciencia es purgada de obras muertas para que podamos servir al Dios viviente (Hebreos 9:14).

(II) Todo lo que está vacío de la vida de Dios en nuestro servicio a El

Ejemplos en la Escritura incluyen:

– La iglesia en Sardis que tenía la reputación de ser viva pero realmente estaba muerta (Apocalipsis 3:1-2)}

– David cuando decidió censar los hombres de Israel capaces de luchar, y murieron 70.000 porque puso su confianza en una idea equivocada (2 Samuel 24:10).

– Moisés al matar al egipcio, lo cual era celo falso (Éxodo 2:11-12).

Debemos seguir el ejemplo de Jesús que no hizo ninguna obra muerta. No hizo nada por sí mismo sino solamente lo que el Padre le mostraba que hiciera (Juan 5:19, 30; 7:16; 8:28; 14:10).

No tenemos ninguna disculpa por hacer obras muertas en nuestra vida como discípulos de Jesús. Jesús dijo: “Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad”. (Juan 14:16). Espíritu de verdad viene a vivir dentro de nosotros cuando nos convertimos en discípulos de Jesús, y Jesús prometió: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, El os guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío y os lo hará saber”. (Juan 16:13-14).

Tantos cristianos permanecen como bebés espirituales porque preferirían recibir y no dar. No tienen la voluntad de tener disciplina de vida de esperar en el Señor para que les muestre por medio de su Palabra y la oración lo que deben hacer Puede que muchos incluso oigan a Dios, pero no tienen la voluntad de dar el paso de fe en concordancia con lo que hoy (Romanos 10:17). Dios está buscando a los que crecerán hacia la madurez en El. Está buscando padres espirituales, gen con la que otros puedan contar e imitar por su fe, obediencia y santidad (1 Corintios 4:15-16). Dios no espera que corramos antes que podamos gatear. Nos conoce y ama y nos llevará adelante a una velocidad que podamos aguantar. Necesitara entregar plenamente nuestra vida a nuestro amado Padre celestial y confiar en El, contando con su dirección y guía obedeciéndole cuando nos pida que hagamos algo por El. Quitar obras muertas prepara el camino para buenos fundamentos para que podamos seguir construyendo hacia la madurez. Entonces no permaneceremos como bebés espirituales sino q creceremos y aprenderemos a saber lo que Dios haría en cualquier situación, y más allá de esto, en realidad haremos lo q nos pide. No lo hacemos solos, porque tenemos el Espíritu Santo para ayudarnos en cada paso del camino Necesitamos construir una relación con el Consolador, y aprender a confiar en El.

f) Preguntas y puntos de discusión

1. Hay algunas obras muertas en tu servicio al Señor de las cuales necesites arrepentirte?

2. ¿Hay algunas áreas de tu vida que sabes que no son lo que Dios quiere, pero todavía las sigues conservando?

3. ¿Por qué podría una falta de arrepentimiento en alguna área de nuestra vida conducir a un desvío de la verdad que Dios nos ha revelado y que hemos recibido?

4. ¿Por qué necesitamos odiar el pecado? Discútelo. 5. ¿Por qué Saqueó hizo lo que hizo en Lucas 19:8?

6. ¿Por qué tantos cristianos son todavía parecidos a bebés espirituales, siempre pidiendo y recibiendo pero nunca dando? Discútelo.

7. ¿Hay algunos discípulos de Jesús a los que sabes podrías imitar? ¿Por qué escogiste a estas personas? (Hebreos 13:7; 6:12).

g) Resumen y aplicación

1. El arrepentimiento es una “media vuelta” en nuestras actitudes y acciones. 2. Necesitamos ver las cosas como las ve Dios.

3. Obras muertas son aquellas que no han sido iniciadas por Dios y, por tanto, están desprovistas de la vida de Dios.

4. Necesitamos que el fundamento de arrepentimiento de las obras muertas sea establecido en nuestra vida para poder seguir hacia la madurez en Dios.

5. Como discípulos de Jesús no tenemos excusa por hacer obras muertas, porque tenemos el don del Espíritu Santo viviendo dentro de nosotros.

6. Debemos seguir el ejemplo de Jesús que no hizo obras muertas porque solamente hizo lo que su Padre en el cielo le mostró que hiciera.

7. Dios quiere que seamos discípulos maduros de Jesús, no bebés espirituales.

3. Fe hacia Dios

a) Escrituras clave

Hebreos 11:1-3, 6 Mateo 17:20

Romanos 10:17 Romanos 1:17

b) Introducción

Esta es una progresión natural del arrepentimiento de obras muertas. Mientras que nuestro foco de atención había sido nuestra propia persona, ahora nuestro foco de atención es Dios. Las obras muertas siempre interfieren la fe hacia Dios. Tenemos que “volvernos de” para capacitarnos en “volvernos hacia”. Tiene que haber un arrepenti­miento de obras muertas para permitir que la fe hacia Dios se desarrolle. En efecto, cualquier cosa apartada de la fe en Dios está muerta (Hebreos 11:6; Romanos 14:23).

La fe en el contexto de esta verdad fundamental puede ser definida como “tener confianza, certeza o seguridad en otra persona y en la palabra de esa persona”. Tener fe en Dios lleva consigo un cambio de confianza, en lugar de en uno mismo, en El.

c) ¿Cómo se desarrolla la fe hacia Dios?

(I) Tener las actitudes mentales correctas

La fe es una persuasión. La palabra “fe” proviene de la palabra griega “pistis” que significa “persuasión firme; creencia fuerte y bienvenida; la convicción de la verdad de cualquier cosa” (2 Timoteo 1:12). Necesitamos damos cuenta de la inutilidad de todo sin Dios. La fe lleva consigo una actitud de humildad y sumisión a la voluntad de Dios (Filipenses 2:5-8) y necesitamos confesar esta actitud.

(II) Darse cuenta de que la fe es sustancia y realidad

La fe no es la imaginación ni el desear cosas hasta que lleguen a ser. Es la convicción de la verdad por la obra interior del Espíritu Santo. Si Dios nos da la fe para algo, podemos estar seguros de que en la mente de Dios esa cosa realmente existe y es tan buena como nuestra (Hebreos 11:1; Números 23:19).

(III) Darse cuenta de que la fe es un don de Dios

No podemos exaltarnos a nosotros mismos hasta creer. No es el resultado de una gimnasia mental. El Espíritu Santo debe poner la capacidad de creer a Dios dentro de nuestro corazón (Efesios 2:8).

(IV) La fe se desarrolla por medio de nuestro conocimiento de Dios

No puedes confiar en nadie que no conoces. Cuanto más conocemos a Dios y su fidelidad, su amor, su carácter, sus caminos y lo grande que es, etc., tanto más podremos confiar en El. Esta es una base para la verdadera fe hacia Dios (Deuteronomio 7:9; Salmo 9:10; 1 Tesalonicenses 5:24). Llegamos a conocer a Dios mientras que el Espíritu Santo nos da revelación de El por las Escrituras, y por revelación directa a nosotros en concordancia con las Escrituras. Esto está reforzado por medio de las experiencias de la vida al tiempo que nosotros, por fe, demostramos a Dios (Hebreos 11:6). No podemos llegar nunca a conocer realmente a nadie a menos que hablemos con él. La oración, entonces, es un modo maravilloso de llegar a conocer a Dios. La oración siempre manifiesta dos cosas: primero, un deseo de corazón de que todo lo que hagamos sea en la voluntad de Dios; y segundo, una confesión de nuestra total dependencia de El. Recuerda, la fidelidad de Dios es grande e inagotable (Salmo 89:34) y eterna (Salmo 119:90). Necesitamos comprometemos con Su fidelidad (1 Pedro 4:19; Hebreos 10:23), y necesitamos magnificar su fidelidad (Salmos 92:1-2; 89:1).

(V) La fe es una respuesta al oír

Dios comunica sus pensamientos por su Palabra. Cuando nos habilita para oír lo que nos está diciendo por el Espíritu, esto debería crear en nosotros la respuesta de creer o ser persuadidos de que lo que está diciendo es, ciertamente, la verdad y es para nosotros. “La fe es por el oír, y el oír por la Palabra (específica) de Dios”. (Romanos 10:17). Al confesar la palabra de fe que nos ha sido dada y mantenernos firmes en ella y, cuando sea apropiado, actuar en ella encontramos el poder creador de Dios obrando en esa palabra y por medio de ella, para llevar a cabo lo que ha sido prometido. Jesús nos dice que por fe nada será imposible para nosotros (Mateo 17:20). Tener fe lleva consigo un cambio, de sólo apoyarse de una fuente de conocimiento, es decir los sentidos (el cual necesitamos), o depender de una fuente de conocimiento superior, es decir conocimiento revelado.

El conocimiento sensitivo es todo el conocimiento natural que viene al hombre por medio de sus cinco sentidos. Este es un conocimiento limitado y se describe como la sabiduría humana (1 Corintios 2:4-6). El conocimiento revelado es conocimiento, no basado en los cinco sentidos ni en razonamientos naturales, sino en una fuente más alta, la verdad de la Palabra de Dios. Es revelado por el Espíritu Santo al espíritu del hombre y se describe como la sabiduría de Dios (1. Corintios 2:7-16)

Es, pues, la fe la certeza (la confirmación, el título de propiedad) de lo que (nosotros) esperamos, la prueba de lo que (nosotros) no vemos y la convicción de su realidad -la fe percibe como hecho real lo que no es revelado a los sentidos.

(Hebreos 11:1 versión amplificada)

(VI) La fe viene por el experimentar a Dios y su fidelidad

Cuanta más fe tenemos hacia Dios, cuanto más experimentamos de su fidelidad y cuanto más crece nuestra fe. Dios también nos ha dado los dones de sanidad, milagros, etc. los cuales deberían dirigirnos hacia El y aumentar nuestra fe (Juan 2:11; 11:15).

(VII) La fe crece al recordar la fidelidad experimentada

d) Conclusión

La fe no es una actitud mental hacia los problemas. Es la misma naturaleza de Dios. Dios es un Dios de fe: creó el universo por fe (Hebreos 11:3). La persona nacida de nuevo por el Espíritu de Dios ha recibido el potencial de la naturaleza de Dios. La naturaleza antigua de todo hombre es dominada por fuerzas negativas tales como e temor, la duda, la confusión y error, pero la naturaleza nueva es la naturaleza de Dios que es creadora, trayendo orden del caos (Génesis 1:2), vida de la muerte, sanidad de la enfermedad, prosperidad de la pobreza, verdad de error, y justicia del pecado. La fe es la expresión de esta nueva naturaleza (Romanos 1:17). La fe hacia Dios es estilo de vida del discípulo de Jesús.

e) Preguntas y puntos de discusión

1. Por qué está muerto algo desprovisto de fe?

2. ¿Estamos haciendo algo que está desprovisto de fe hacia Dios, y qué vamos a hacer sobre ello?

3. ¿Qué dicen 1 Juan 5:4-5 y 1 Pedro 1:5 sobre la fe?

4. ¿Podemos reclamar tener fe sin las acciones para apoyarla? (Santiago 2:14-26).

5. ¿Quién es el autor y consumador de nuestra fe? (Hebreos 12:2).

6. ¿Qué significa “por fe andamos, no por vista”? (2 Corintios 5:7). 7. ¿Cómo debería expresarse la fe? (Gálatas 5:6).

f) Resumen y aplicación

1. El arrepentimiento de obras muertas es necesario para que la fe hacia Dios se desarrolle. 2. Sin fe es imposible agradar a Dios.

3. La fe es creer que lo que Dios ha dicho pasará.

4. La fe lleva consigo el confiar en Dios más de lo que confiamos en nosotros mismos.

5. La fe hacia Dios debería ser el estilo de vida del discípulo de Jesús.

6. La fe proviene de Dios.

7. La fe crece a medida que aumenta nuestro conocimiento de Dios.

4. La doctrina de bautismos

a) Escrituras clave

Hebreos 6:1-2 Lucas 11:13

1 Corintios 12:12-14 Mateo 3:11-12 Mateo 28:19

b) Introducción

Hay tres bautismos principales para el cristiano y otro bautismo que puede ser incluido para los que quieren seguir adelante en Cristo:

(I) Bautismo por un Espíritu en un cuerpo (Posición)

(II) Bautismo en agua (Confesión pública)

(III) Bautismo en el Espíritu Santo (Poder)

(IV) Bautismo con fuego (Purificación)

c) Bautizados en un cuerpo

Este es un bautismo que todos los creyentes deben conocer o no son creyentes (1 Corintios 12:12-14; Efesios 4:4-5). Los otros bautismos son los derechos de herencia de los creyentes adquiridos por Jesús al morir en la cruz. Podemos llegar al cielo sin los otros bautismos, pero debemos ser bautizados por un Espíritu en un cuerpo. Esto ocurre en la conversión cuando nacemos de nuevo. Siempre que una persona sin Cristo se rinde a El, el Espíritu Santo entra en la vida de esa persona. Romanos 8:9 dice que “Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de El”. Inherente en la obra del Espíritu Santo es la colocación de todo bebé espiritual recién nacido en el cuerpo de Cristo. La verdad asombrosa de esta acción es que no es hecha de una forma general. Cada nuevo cristiano es analizado y categorizado por el Señor y dado el sitio en el cuerpo donde más le convenga estar. Problemas serios pueden ocurrir cuando los creyentes se impacientan con el lugar que les ha sido dado, e intentan cambiarlo ellos mismos. Deberíamos aprender, como lo hizo Pablo, a estar contentos sean cuáles sean las circunstancias (Filipenses 4:11). Sólo el Señor Jesús, que es la Cabeza del cuerpo, puede cambiar la función del individuo o incluso la función del cuerpo entero, si es necesario. Necesitamos escucharle a El e ir donde nos diga que vayamos y hacer cualquier cosa que nos diga que hagamos.

El compromiso con la iglesia local y el cuerpo de Cristo universalmente es esencial porque hemos sido bautizados por un Espíritu en este cuerpo. Nunca más nos sentiremos muy solos, porque tenemos millones de hermanos por todas partes del mundo. Necesitamos el cuerpo de Cristo y somos necesitados dentro de él. No hay independencia en el Reino de Dios sino interdependencia. Todos nos necesitamos los unos a los otros para que el cuerpo sea la plena expresión de Jesús como Dios pretende que sea. Todos necesitamos funcionar porque el cuerpo no puede funcionar plenamente sin nosotros. Cada miembro es importante.

El cuerpo de Cristo es un lugar de seguridad. Los cristianos deberían ser la gente más segura de la tierra porque son parte de un cuerpo del cual Jesucristo es la Cabeza y ama y se preocupa por él (Efesios 5:23-32). Tenemos también la seguridad el uno del otro, pero necesitamos vivir en lo bueno del cuerpo para poder participar de esta seguridad. Si nos mantenemos separados entonces no podemos esperar el beneficio. Los nombres dados a la iglesia (véase abajo) pueden ayudarnos a comprender la seguridad que puede proveer para nosotros los creyentes individuales que somos los componentes de esa iglesia. Necesitamos ser introducidos al cuerpo de Cristo porque somos parte de él y nuestro futuro depende de él.

Nombre dado

a la iglesia

Referencias bíblicas

Características/atributos que el nombre implica

Iglesia de Dios

Frecuentemente designada así

La iglesia es de Dios, no nuestra.

Edificio

1 Corintios 3:9

Efesios 2:19-22

Orden, estructura y propósito.

Esposa

Apocalipsis 21:9

2 Corintios 11:2

Amor, dedicación y unión.

Cuerpo

Corintios 10:17

Romanos 12:4-5

Efesios 2:16

Efesios 4:4

Colosenses 3:15

Función, compleción e interdependencia

Familia

Efesios 3:15 .

Relación, orden, participación, vivir juntos, sin fingimiento, disciplina

Rebaño

1 Pedro 5:2 Hechos 20:28

Seguridad, alimentación, dirección y defensa.

Candelero de oro

Apocalipsis 1:20

Luz, seguridad y protección contra las tinieblas.

Labranza de Dios

1 Corintios 3:9

Hemos nacido para producir y ser fructíferos.

Colaboradores de Dios

1 Corintios 3:9

Responsabilidad y privilegio.

Monte del Señor

Isaías 2:3

Solidaridad, fortaleza y majestad.

Columna

1 Timoteo 3:15.

Estabilidad, apoyo y verdad

Sin este primer bautismo los otros no tienen ningún significado real.

d) Bautismo en agua

El bautismo en agua es un bautismo del creyente y es un acto físico que expresa una verdad espiritual. En el bautismo en agua decimos, en realidad, que compartimos con Cristo el hecho de su muerte y resurrección. Obviamente, la persona bautizada no muere al pecado como lo hizo Jesús, sino que da testimonio público al hecho de que se está valiendo de la obra de Cristo. Como Cristo murió al pecado, por tanto él ahora muere simbólicamente al pecado. Al entrar en el agua y ser completamente sumergido, es simbolizado el entierro de la vieja naturaleza pecaminosa. Esta naturaleza es dejada debajo del agua y la persona es entonces simbólicamente resucitada a la nueva vida en Jesús. Declara que vivirá para Jesús como su discípulo. “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mP. (Gálatas 2:20). La persona que es bautizada literalmente se pone de acuerdo con Dios en que está muerto en Cristo a los principios de pecado y muerte y ahora está vivo en Cristo para Dios.

El bautismo es un acuerdo por voluntad propia con Dios acerca de los efectos de la muerte de su Hijo. Nosotros de buena gana, alegremente y con gozo nos asociamos con la obra redentora del Calvario.

(1) ¿Por qué por inmersión total?

1. La palabra griega para “bautismo” es “baptizo” que significa “bañar” o “sumergir”. La palabra se usaba para describir la inmersión total de un trapo en tinte.

2. Juan el Bautista bautizaba en el río Enón porque había mucha agua allí, lo cual indica inmersión total (Juan 3:23).

3. La razón principal es que solamente la inmersión total puede simbolizar propiamente el entierro (es decir, una tumba acuosa). (Véase Romanos 6:4 y Colosenses 2:12).

(II) ¿Por qué una persona debería ser bautizada en agua?

1. Es un mandamiento de Jesús (Mateo 28:19).

2. Es la señal de una buena conciencia hacia Dios (1 Pedro 3:21).

3. Porque Jesús mismo fue bautizado (Mateo 3:13-17).

4. Es una forma de circuncisión (Colosenses 2:11-12).

5. Era una doctrina fundamental en la iglesia primitiva (Hechos 2:41; Hechos 10:47-48).

6. El bautismo en agua simboliza lavamiento o limpieza (Hechos 22:16). Esto es solamente un símbolo como, de hecho, somos limpiados por la Sangre de Jesús (Apocalipsis 1:5) y somos limpiados por la Palabra de Dios (Juan 15:3). Sin embargo, nuestro lavamiento o limpieza de pecado se simboliza o es atestiguado en el bautismo en agua.

7. Es una confesión externa de lo que ha pasado en el interior. Expresa nuestra identificación con Jesús (Romanos 6:1-11).

(III) El bautismo en agua es una confesión múltiple de:

– El cielo (nuestra creencia en la muerte y resurrección de Jesús) (1 Corintios 15:3-4).

– La iglesia (que somos parte de ella).

– El mundo (que hemos terminado con él).

– El diablo (que hemos terminado con él y nos hemos trasladado al lado de Dios).

– En el bautismo en agua nos identificamos con la muerte, entierro y resurrección de nuestro Señor Jesús.

e) Bautismo con el Espíritu Santo

Gracias a Dios, no solamente por la posición a la cual nos ha traído, sino también por el hecho de que nos ha hecho disponible el poder para vivir en esa posición (Hechos 1:8; Juan 1:33).

(1) ¿Por qué ser bautizado en el Espíritu Santo?

1. Es un mandamiento (Efesios 5:18). Sólo podemos ser llenos hasta nuestra capacidad de recibir. Esta puede ser muy pequeña al principio, pero al seguir hacia la madurez nuestra capacidad aumentará. Entonces necesitamos ser llenos continuamente hasta la capacidad que tengamos en ese momento. Las palabras “sed llenos con el Espíritu” en Efesios 5:18 serían mejor traducidas del griego original como “sed llenos continuamente con el Espíritu”,

2. Da nuevo poder y audacia para testificar (Hechos 1:8; 2:14; 4:31-33).

3. Es necesario para la liberación de los dones del Espíritu Santo (1 Corintios 12:7-11).

4. Es necesario para la máxima evidencia del fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22-23).

5. Es necesario para vivir una vida para la gloria de Dios (Juan 16:14).

6. Hace a Jesús más real para nosotros (Juan 15:26; 16:13-15; Hechos 9:17).

7. Produce mayor eficacia en la oración (Romanos 8:26-27; 1 Corintios 14:4,15).

8. Pone a uno en condiciones para adorara Dios en verdad (Hechos 2:11; 10:46; Juan 4:23-24; Efesios 5:18

­9. Trae un nuevo entendimiento y amor para la Palabra de Dios (Juan 16:13; 1 Corintios 2:9-16).

10. Nos da poder para hacer lo que Dios nos ha llamado a hacer (Hechos 1:8).

(II) Todos necesitamos ser llenos

Para ser llenos necesitamos tener el corazón limpio. Necesitamos confesar nuestros pecados y perdona los demás, no importa cuánta razón tengamos (1 Juan 1:7-9); Lucas 6:37-38). Después necesitamos sed (querer ser llenos), y venir a Jesús y beber (recibir al Espíritu Santo). Luego, de lo más profundo de nuestro ser saldrán ríos de agua viva, es decir el Espíritu Santo (Juan 7:37-39). La señal de que hemos llenos con el Espíritu Santo es Jesús, Su obra y poder para actuar. Todos los creyentes, cuando bautizados en el Espíritu Santo, tienen la capacidad para hablar en lenguas.

(II1) Lo que sucedió en la Biblia cuando la gente fue llena

– Ciento veinte hablaron en otras lenguas (Hechos 2:4) y hablaron la Palabra de Dios audazmente (Hechos 4:31).

– Cornelio y los demás que estaban con él hablaron en otras lenguas y alabaron a Dios (Hechos 10:46)

– Pablo recibió la vista (Hechos 9:17-18).

– Los efesios hablaron en otras lenguas y profetizaron (Hechos 19:6).

– Los samaritanos -la Biblia no lo dice, pero Simón vio algo (Hechos 8:17-24).

– Jesús empezó el ministerio para el cual había venido a la tierra (Lucas 4:18-19); Hechos 10:38).

f) Bautismo con fuego

En Mateo 3:11-12 la paja de que se habla es toda cosa sin valor. Tal vez sea necesario para el crecimiento del trigo, pero llega un momento cuando ya no se necesita. Luego necesitamos estar libres de ella. Dios trae cosas en nuestro camino para purgar y purificarnos. Necesitamos los momentos de quebrantamiento y purificación para que Dios nos pueda cambiar y moldear en lo que quiere que seamos. Esto puede ser un proceso doloroso (Isaías 6:5-7) pero al final llegamos a ser más como Jesús.

Cuando se quita basura o escoria de nuestra vida nos volvemos más íntegros en esa área. En vez de ser estorbados por un área problemática, somos purificados de ella y por tanto somos liberados más plenamente en lo que Di quiere que seamos. Nos convertimos en vasos más capaces de llevar a cabo lo que Dios ha planeado para nuestra vida. Dios ha escogido usar nuestras circunstancias y las presiones de la vida para lograr este proceso de purificación en nuestra vida. No importará nada demasiado pesado para nosotros; podemos confiar en El. Sin embargo, a menos que aprendamos a asumir la presión y dejar que cambie nuestra vida para que venzamos 1 fuente de ella, nunca seremos como Dios quiere que seamos. Siempre estaremos al margen de lo fructífero en ve de realizar nuestro pleno potencial en Cristo.

La presión nos muestra de qué somos hechos y nos muestra nuestras debilidades.’ Si nos entregamos a Dios en aquellas áreas en que sabemos que no podemos transformarlas solos, entonces seremos cambiados. Dios quitará lo que ha de ser quitado, y al final seremos vasos más hábiles, adecuados para hacer los deseos de Dios, especialmente en el área que acaba de ser tratada por El. Dios está en control de nuestra vida y circunstancias y si miramos hacia El y hacemos lo que El quiere, entonces podemos confiar en que nos cuida y hace sólo lo mejor para nosotros. Recuerda, somos sus hijos.

Muchos discípulos de Jesús piden a Dios que les cambie, pero cuando viene la presión claman a El para que sea quitada. En realidad, ellos están alejándose de la respuesta que Dios les está dando a su oración inicial. Necesitamos entregar nuestra vida a Dios y dejarle hacer lo que quiera. Esto puede ser costoso y llevará consigo el sufrimiento (1 Pedro 4:12-19; 2 Timoteo 2:3; Apocalipsis 2:10), pero al final seremos más como Jesús y seremos podados, limpiados, para que seamos aún más fructíferos (Juan 15:2).

g) Preguntas y puntos de discusión

1. Te sientes parte del cuerpo mundial de Cristo o te sientes un poco aislado? Si es así, ¿por qué?

2. ¿Conoce el Señor Jesús tus necesidades y circunstancias específicas y se interesa suficientemente por ti para ayudarte a través de ellas? (Mateo 6:25-34).

3. ¿Sabes dónde quiere Cristo Jesús que estés y lo que quiere que hagas en su cuerpo, la Iglesia, y si es así, estás contento en esto?

4. ¿Provee tu iglesia, como expresión local del cuerpo de Cristo, la seguridad que necesitas?

5. Aunque hayas sido bautizado o no, ¿estás viviendo en la realidad de la verdad que simboliza? Es decir: Con Cristo estamos juntamente crucificados, y ya no vivimos nosotros, mas vive Cristo en nosotros (Gálatas 2:20).

6. ¿Crees que es posible continuar las obras de Jesús sin el bautismo o ser lleno del Espíritu Santo?

7. ¿Por qué la mayoría de la gente huye o resiste las presiones y dificultades de la vida si Dios está en control y son hijos de Dios?

8. Si asumimos presión de forma equivocada, puede conducir al estrés. ¿Cómo podemos asegurarnos contra esto?

h) Resumen y aplicación

1. Como discípulos de Jesús todos nos hemos convertido en parte o somos bautizados en el cuerpo mundial de Cristo por el Espíritu Santo.

2. Hay una seguridad en saber que Jesús es la cabeza de Su cuerpo, la iglesia, y que se interesa por nosotros como individuos en ella.

3. En el bautismo en agua simbolizamos que en nuestra vida hemos muerto a nuestra vieja naturaleza y ahora vivimos en la vida y nueva naturaleza que Jesús ha dispuesto para nosotros por el Espíritu Santo.

4. El bautismo en el Espíritu Santo nos da el poder para vivir como discípulos de Jesús.

5. El bautismo en fuego es el proceso purificador por el cual todos los discípulos de Jesús necesitan pasar si han de llegar a ser más como El.

5. Imposición de manos

a) Escrituras clave

Hebreos 6:1-2 Marcos 16:17-18

1 Timoteo 5:22 2 Timoteo 1:6

b) Introducción

Recordemos que el llamamiento del Espíritu Santo es de seguir a la madurez. Para que esto ocurra debemos tener nuestros fundamentos espirituales bien cimentados. La doctrina de la imposición de manos es una progresión de las primeras tres verdades fundamentales, porque esta verdad vuelve a dirigir la atención de nosotros mismos a los demás para que podamos ser instrumentos de la bendición de Cristo. Echar el fundamento del bautismo del Espíritu Santo nos da la habilidad de ministrar en esta manera. La imposición de manos puede ser definida como un acto en el que una persona pone la mano sobre el cuerpo de otra por algún propósito espiritual concreto. Normalmente, este acto va acompañado de oración, de dar una palabra profética, o de ambos.

c) Algunos ejemplos del Antiguo Testamento

(I) Los israelitas imponían manos en sus sacrificios antes de matar los animales para significar la transferencia de pecado e identificación con la ofrenda por el pecado (Levítico 1:1-5).

(II) Jacob (o Israel) impartió una bendición a Efraín y a Manasés, los hijos de José, por la imposición de manos que incluía una palabra profética (Génesis 48:14).

(III) Moisés comisionó a Josué para la imposición de manos, impartiéndole su autoridad y sabiduría. Aquí vemos la transferencia de liderato y transmisión de una medida de sabiduría y honra para poner a Josué en condiciones de ser el líder (Deuteronomio 34:9; Números 27:15-23); Josué 1:16-17)

d) Razones del Nuevo Testamento para la imposición de manos

(I) Para impartir sanidad

– Jesús impartió sanidad por la imposición de manos (Lucas 4:40; 13:13).

– Los ancianos han de ungir con aceite (con sus manos) y orar par sanidad (Santiago 5:14-16).

– Los creyentes son animados para impartir sanidad por la imposición de manos (Marcos 16:17-18; Hechos 9:17 y Hechos 28:8-9 lo demuestran en la práctica).

(II) Para impartir bendición

– Jesús impartió la bendición de Dios a los niños (Mateo 19:13-15: Marcos 10:13-16).

– Jesús puso la mano sobre Juan y dijo: “no temas” (Apocalipsis 1:17).

(III) Para impartir el bautismo del Espíritu Santo

Los creyentes en general, así como los líderes, estaban involucrados en impartir el bautismo del Espíritu Santo por la imposición de manos (Hechos 8:14-24; 9:10-17; 19:6).

(IV) Para impartir dones espirituales ( 1 Timoteo 4:14; 2 Timoteo 1:6; Romanos 1:11)

(V) Para apartar gente para una obra específica

Los trabajadores para el Señor establecidos, son apartados para una obra específica por la imposición de manos, lo que imparte una unción específica para cumplir esa obra (Hechos 13:2-3). El comisionar diáconos (Hechos 6:1-6) también llevaba consigo la imposición de manos por parte del liderato. Nótese que los líderes escogen a hombres llenos de fe, sabiduría y del Espíritu Santo para desempeñar papeles de liderazgo incluso en las áreas de trabajo prácticas en la iglesia.

e) Hay que tener cuidado con la imposición de manos

No impongas con ligereza las manos a ninguno.

Esta Escritura principalmente se refiere a apartar a alguien para una posición de ministerio o de anciano. Obviamente es un asunto serio el tener a alguien que no sea la persona correcta en una posición de liderazgo, en especial si la pe condona un pecado habitual o si Dios no ha elegido a esa persona. Incluso, puede ser que no sea el momento oportuno para una persona el ser puesto en liderazgo (1 Timoteo 3:6). Dios escoge al liderato y declara el momento oportuno para que sean alzados, luego otros líderes deberán ser llamados para imponer manos sobre ellos y apartarlos.

Se debe recordar que si algo ha de suceder como resultado de la imposición de manos entonces debe haber contacto espiritual, es decir, de espíritu a espíritu. Las Escrituras nos demuestran que se puede impartir algo de espíritu a otro por la imposición de manos (Deuteronomio 34:9). Entonces necesitamos ir con algo de cuida quién vamos a imponer manos y también a quién permitimos que nos imponga manos. La gente puede estar impura o manchada en su espíritu por asociaciones malas o por condonar y vivir voluntariamente en un área de pecado De tales personas puede haber una importación dañina, en especial si tú tienes una debilidad en cierta área, o tú mismo no estás a saldo con el Señor en algún aspecto de tu vida. Mira el carácter de la persona que impone manos y valora su exactitud con Dios, humildad de corazón, y si desea solamente gloria para Dios. Recuerda Dios está en control de tu vida y circunstancias si eres su hijo. Entonces sólo deberías ir a otra persona para o para imponer manos en otros cuando Dios te dice que lo hagas. El te protegerá si vives en el centro de su voluntad Necesitamos ser sensibles al Espíritu Santo en estas áreas, pero no debemos descuidar la imposición de manos.

f) Importancia en la Iglesia

(1) Para servicio

La base del ministerio cristiano es el servicio (Marcos 10:43-45). El usar nuestras manos puede ser método de expresar nuestro servicio el uno al otro en el cuerpo compuesto de muchos miembros de C y al mundo. El impartir bendición o sanidad etc.; por la imposición de manos, puede ser uno de los may actos de servicio que podemos hacer para otro ser humano.

(II) Para dar

Cuando imponemos manos por fe, ministramos o damos la vida de Dios en nosotros a los demás. Al hacerlo Dios promete devolvernos para que podamos dar de nuevo (Lucas 6:38; Hechos 3:6).

(III) Para habilitar llamamiento

La iglesia de Jesucristo necesita más hombres y mujeres con un llamamiento de Dios en su vida y el o unción para habilitarles para cumplir ese llamamiento. La imposición de manos por el liderato un

en el cuerpo de Cristo es una manera de impartir tal habilidad a los que Dios llama (Hechos 13:1-3).

g) En resumen

La imposición de manos es una parte esencial de un cuerpo en funcionamiento, recibiendo vida de Jesús, la Cabeza, y liberando e impartiendo esa vida por las manos. El poder de Cristo resucitado para sanar, para ministrar, o dar bendición reside en la vida de todo discípulo de Jesús lleno del Espíritu, y en especial en el liderato escogido por Dios. Ese poder es liberado por la imposición de manos.

h) Preguntas y puntos de discusión

1. ¿De qué manera es la víctima en Levítico 16:10,21-22 un ejemplo de lo que hizo Jesús por nosotros?

2. ¿Deberíamos temer recibir algo malo de otra persona y, por tanto, evitar que nos impongan manos? Discútelo.

3. ¿Por qué necesitamos ir con cuidado de no alzar los líderes equivocados, o los líderes correctos demasiado de prisa?

4. ¿Por qué debería la iglesia apartar a personas para una obra específica por la imposición de manos?

5. ¿Crees que Dios te usaría para impartir su vida a otros?

i) Resumen y aplicación

1. Hay una corriente de vida (energía, poder) divina cuando imponemos manos en alguien cuando hay fe, tanto en el que recibe como en el que impone manos (Marcos 5:25-30).

2. Si vivimos en obediencia a Dios, entonces no deberíamos tener miedo de que ningún mal nos sea impartido por la imposición de manos.

3. Para recibir algo de Dios, se requiere fe.

4. Al servir a Dios y dar a los demás por medios tales como la imposición de manos, entonces recibiremos más de Dios para habilitarnos para dar otra vez.

5. Dios quiere poner su llamamiento en la vida de mucha gente, y luego habilitarles en ese llamamiento, para que el cuerpo de Cristo sea edificado y crezca.

6. Resurrección de los muertos

a) Escrituras clave

Juan 5:19-30 Apocalipsis 11:18

1 Corintios 15:1-58 1 Tesalonicenses 4:13-5:11

Romanos 6:1-14

b) Introducción

“Resurrección” significa “levantamiento’ o “levantarse”. En su forma verbal significa “hacer levantar, levantar; despertar del dormir y de la muerte”. Como discípulos de Jesús no solamente vivimos por tiempo o por un tiempo, sino por la eternidad. Somos seres eternos; tenemos vida eterna. Jesús vivió con la cruz en primer plano y la eternidad en el fondo (Hebreos 12:2), y nosotros hemos de seguir a Jesús. George Whitfield dijo: “Ojalá trabajare por la eternidad; orare por la eternidad; predicare por la eternidad; quiero sólo a Dios”.

c) Ejemplos de resurrección en la Biblia

(I) La resurrección en el Antiguo Testamento

– El hijo de la viuda de Sarepta (1 Reyes 17:17-24).

– El hijo de la Sunamita (2 Reyes 4:32-35).

– El hombre en el sepulcro de Eliseo (2 Reyes 13:21).

(II) La resurrección en el Nuevo Testamento

Resucitados por Jesús -La hija de Jairo (Marcos 5:35-43).

-El hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:11-17).

-Lázaro (Juan 11:1-45).

Por Pedro – Dorcas (Hechos 9:36-42).

Por Pablo – Eutico (Hechos 20:9-12).

Hay tres aspectos de la resurrección que necesitamos considerar en esta unidad de enseñanza:

– La resurrección de Jesús (pasado).

– La resurrección espiritual del creyente, en Cristo (presente).

– La resurrección final de todos los que están en sus tumbas (futuro).

(d) La resurrección de Jesucristo

(Mateo 28:6; Lucas 24:36-53; Hechos 1:3)

¿Qué declara la resurrección de Jesús?

– Jesucristo es supremo sobre toda cosa creada (Mateo 28:18; Efesios 1:17- 23).

– El juicio futuro es asegurado (Hechos 17:31).

– Jesucristo es el Hijo de Dios (Romanos 1:4).

– Los creyentes son justificados (Romanos 4:25).

– La muerte es derrotada (Romanos 6:8-9).

– Hay un sacerdote en el trono de Dios (Hebreos 10:12).

– Hay un nuevo nacimiento en una esperanza viva (1 Pedro 1:3).

Sin embargo, esta enseñanza no puede significar solamente el conocimiento glorioso de que Jesús resucitó de entre los muertos. ¡Uno no sería cristiano si no creyera esto! (Romanos 10:9-10).

e) La resurrección espiritual del creyente en Jesucristo

(2 Corintios 5:14-17; Gálatas 2:19-20; Colosenses 2:12)

El os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos (matados) por vuestros delitos y pecados… aún estando nosotros muertos (matados) por (nuestros propios) defectos y ofensas, nos dio vida juntamente en comunión y unión con Cristo. Nos dio la vida misma de Cristo, la misma nueva vida con la cual le resucitó… y juntamente con El nos resucitó en los lugares celestiales.

(Efesios 2:1,5,6 Versión amplificada)

(I) ¿Cuáles son las evidencias de esta resurrección en la vida de un discípulo?

Una nueva vida es manifiesta (Romanos 6:4).

– Una nueva actitud hacia la vida es establecida y mantenida (Romanos 6:11).

– Un nuevo Señor es obedecido (2 Corintios 5:15).

– Un nuevo propósito de vida es adoptado (Colosenses 3:1-4).

(II) ¿Cuándo ha de tener lugar la futura resurrección?

En el día postrero (Juan 6:39-54).

– En la resurrección del día postrero (Juan 11:23-24).

– En su venida (1 Corintios 15:20-23).

– A la final trompeta (i Corintios 15:51-52).

– Cuando el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descienda del cielo (1 Tesalonicenses 4:16-17).

(III) ¿Qué efecto debería tener la resurrección en la conducta de un cristiano?

– Guardarnos de hacer lo que queramos y por consiguiente pecar (1 Corintios 15:32-34).

– Comprometidos a mantenernos firmes y trabajar para el Señor (1 Corintios 15:58).

(IV) Los creyentes se levantarán de nuevo

– A la vida eterna (Daniel 12:2-3).

– Con un cuerpo como el glorioso cuerpo de Cristo (Romanos 6:5; Filipenses 3:20-21; 1 Juan 3:2).

– Con un cuerpo conforme a la voluntad de Dios (1 Corintios 15:38).

– Con cuerpos imperecedores (1 Corintios 15:42).

– Con un cuerpo levantado en gloria (1 Corintios 15:43a).

– Con un cuerpo poderoso (1 Corintios 15:43b).

– Con cuerpos espirituales (1 Corintios 15:44).

– Para ser glorificados con Cristo (Colosenses 3:4; Juan 17:24).

– Primeros (Apocalipsis 20:6).

En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza. (Salmo 17:15)

f) La resurrección final de todos los que están en sus tumbas

(Juan 5:28-29)

(1) El día de resurrección es el día de recompensa

Grandes y maravillosas como son estas verdades en su inspiración y consuelo, queda un sentido de que falta algo. ¿Cómo ha de afectar esta gran verdad a nuestra vida desde su propio fundamento? En Lucas 14:12-14 Jesús animaba a la gente cuando hacían un banquete, de no solamente invitar a los que devolverían la invitación, sino de invitar a los que no lo harían. Después hizo esta declaración: “te será recompensado en la resurrección de los justos”. (Lucas 14:14). Por tanto, el día de resurrección es el día de recompensa. Este es el contexto en el que el tribunal de Cristo debería ser enseñado (Apocalipsis 11:18; 21:11-15).

(II) El tribunal de Cristo

Las razones para esta enseñanza son:

– Para trabajar, porque el Señor recompensa a todos según su conducta y como merecen sus hechos (Jeremías 32:19).

– Para trabajar en el poder del Espíritu (Juan 6:63). No deberíamos hacer ninguna obra muerta sino hacer todo con fe hacia Dios, energetizados por el Espíritu Santo.

– Para parar de juzgar a los demás (Romanos 14:10-13).

– Para trabajar en el temor de Dios (2 Corintios 5:10).

– Para que nuestro servicio sea hecho sinceramente y con motivo correcto (Colosenses 3:23).

(III) Esta doctrina corrige algunas doctrinas “cristianas” erróneas

Por ejemplo:

– “Todo lo que importa es que seamos salvos y que vayamos al cielo”. (No somos salvos por obras, pero cuando somos salvos ¡las obras cuentan!)

– “Todos seremos iguales en el cielo”. (En un sentido lo seremos, pero no sólo habrá recompensas sino también pérdida de recompensas.)

– “Puedes vivir como quieras y quedar sin castigo”. (¡La gracia es gratis pero no es barata!)

(IV) Debemos rendir cuentas por las cosas hechas al cuerpo

1. Es individual. Esto significa que no existe el señalar con el dedo. La responsabilidad está en nuestras manos y no podemos culpar a los demás, ni siquiera a las circunstancias.

2. Ante Cristo el Juez. Juzgará sólo en amor y sin parcialidad. Su memoria es perfecta, por tanto, más vale que renunciemos a toda hipocresía ahora y no hagamos ostentación, porque entonces sólo habrá honestidad. Más vale que empecemos ahora. Recuerda, cuando somos honestos ante Dios y confesamos nuestros pecados El nos perdona.

3. De lo que hayamos hecho al cuerpo. Lo que hayamos permitido a nuestros ojos mirar; nuestro oído escuchar; nuestro corazón amar; nuestra mente creer; nuestros labios decir; nuestras manos tocar, nuestros pies llevar a; y nuestro cuerpo ser entregado a. De lo contrario de esto: las cosas buenas que hayamos hecho con el tiempo, el dinero, los talentos, etc.

4. Secretos expuestos. (Romanos 2:16) No sólo lo que hayamos hecho será expuesto, sino el porqué, es decir, nuestros motivos serán revelados (1 Corintios 4:5). Necesitamos hacer lo que es bueno y correcto a los ojos de Dios (Mateo 6:1).

(V) El tribunal de Cristo

Cuando esté ante el tribunal de Cristo,
y me muestre su plan para mí,
el plan de mi vida como hubiera podido ser,
si hubiera tenido su voluntad, y vea
cómo le impedí aquí y le bloqueé allá
y no entregaba mi voluntad,
¿habrá pena en los ojos de mi Salvador,
pena, aunque todavía me ame?

El me tendría rico, pero estoy allí pobre,
desnudo de todo menos de su gracia,
mientras la memoria corre como algo perseguido,
por los años que no puedo volver a trazar.
Entonces mi corazón desolado casi se romperá
con las lágrimas que no puedo derramar.
Me cubriré la cara con las manos vacías,
y agacharé la cabeza sin corona.

Señor de los años que me quedan,
los entrego en tu mano;
tómame, fúndeme, moldéame
al diseño que tú has planeado.

(VI) Las recompensas (1 Corintios 3:10-15)

Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. (1 Corintios 3:14)

– Coronas por llevar a muchos a la justicia (Daniel 12:3).

– Coronas que durarán para siempre (1 Corintios 9:24-25).

– Coronas de justicia (2 Timoteo 4:7-8).

– Coronas de vida (Santiago 1:12).

– Coronas de gloria (1 Pedro 5:1-4).

Las recompensas son dadas al final, por tanto retén lo que tienes para que nadie te quite tu corona (Apocalipsis 3:11). Necesitamos estar en buena relación con Dios, con nuestro cuerpo, alma y espíritu bajo su control.

g) Preguntas y puntos de discusión

1. En la vida de Jesús, ¿el saber que viviría por la eternidad importaba mucho?

2. ¿Tienes alguna evidencia de resurrección espiritual en tu propia vida?

3. ¿Qué diferencia debería haber en nuestra vida cuando reconocemos que como discípulos de Cristo vamos a ser resucitados y vivir por la eternidad?

4. ¿Deberíamos trabajar para el Señor sólo porque vamos a recibir recompensas?

5. ¿Vamos a tener que rendir cuentas por todo lo que hagamos en la tierra, incluso como discípulos de Jesús? ¿Y eso debería hacer una diferencia en la manera de vivir nuestra vida?

6. Si nuestros hechos y motivos van a ser revelados en el día del juicio, ¿por qué la mayoría de los cristianos todavía llevan una máscara para esconder su verdadero ser?

7. ¿Crees que recibirás alguna corona en el cielo, y por qué?

8. ¿Cómo deberíamos vivir nuestra vida, según Mateo 24:36-51?

h) Resumen y aplicación

1. La resurrección de Jesús demuestra que la muerte es derrotada y que El es Señor de todo.

2. Jesús murió y fue resucitado para estar con Dios para siempre y sus discípulos vivirán para siempre con El.

3. Un discípulo de Jesús tiene un nuevo amo llamado Jesús y una nueva vida en El.

4. La resurrección espiritual del creyente debería tener el efecto de guardarnos de pecar y causarnos el ser comprometidos y trabajar para el Señor Jesús.

5. El día de resurrección es el día de recompensa para el discípulo de Jesús.

6. Las obras no nos salvarán, pero cuando seamos salvos, las obras iniciadas por Dios contarán para recompensas en el cielo.

7. Somos personalmente responsables ante Jesucristo el juez, por lo que hayamos hecho al cuerpo, incluso las cosas secretas.

7. Juicio eterno

a) Escrituras clave

Hebreos 6:1-2 2 Pedro 3:3-15

Romanos 2:5-11 Hebreos 10:24-39

Mateo 25:31-46 Mateo 24:1-51

b) Introducción

Venimos ahora al último fundamento de nuestra fe, esencial para seguir a la madurez. Como discípulos de Jesús sabemos que en el cielo hay un río puro de agua de vida, limpio como el cristal, que procede del trono de Dios. Aquí falta la maldición, falta la muerte, falta el mal, faltan las lágrimas y falta la noche. Sin embargo, existe un infierno así como un cielo. Existe no sólo la bendición eterna sino también existe el juicio eterno.

c) ¿Cuál es el significado de la palabra juicio?

El verbo “juzgar” significa separar; distinguir entre; ejercitar juicio en; estimar; pedir cuentas; cuestionar; juzgar juiciosamente; procesar como juez; llevar a juicio; sentenciar; dar cuentas; administrar gobierno; gobernar.

d) Razones para enseñar sobre el juicio eterno

(1) Para que estemos continuamente agradecidos

Agradecidos por la gracia y misericordia de Dios (Romanos 5:8-9; 1 Tesalonicenses 1:10).

(II) Para que vivamos en el temor de Dios (Hebreos 10:3 1; 1 Pedro 1:17)

Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

(Mateo 10:28)

Nótese que la palabra “destruir” no significa que el alma desaparecerá o desintegrará, sino que será llevada a la ruina. Todavía estará allí, pero será un reflejo triste de lo que debería ser. No es una pérdida de ser, sino de bienestar.

(III) Para despertar intercesión por los perdidos

Debido al horror de morir sin Cristo.

(IV) Para que presentemos el evangelio como es (Romanos 1:16-20).

El evangelio revela tanto la justicia como la ira de Dios.

e) ¿Cómo se revela la ira de Dios?

– En la conciencia del hombre, a menos que llegue a estar cauterizada e insensible.

– En la historia, por ejemplo, las historias de Adán y Eva echados del Edén; el diluvio; la torre de Babel; las ciudades de Sodoma y Gomorra.

– En la universalidad de la muerte, incluso aunque el diablo dijo: “No moriréis”. (Génesis 3:4).

– En las consecuencias del pecado. “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. (Gálatas 6:7).

– La mayor manifestación fue en el Calvario. Le costó muchísimo a Jesús apaciguar la ira de Dios. “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en El” (2 Corintios 5:21).

f) Se llama el juicio eterno

– El grande y terrible día de Jehová (Malaquías 4:5).

– El día de la ira de Dios, cuando su juicio justo será revelado (Romanos 2:5).

– El día de juicio y destrucción de hombres impíos (2 Pedro 3:7).

– El gran día de la ira de El que se sienta en el trono y del Cordero (Apocalipsis 6:16-17).

El juicio eterno es cierto (Hechos 17:30-31; Isaías 45:23-24) y todos los que no sean parte del Reino de Dios estarán allí en aquel día (Apocalipsis 21:8; Lucas 16:19-31). El efecto de esto será aterrador (Isaías 2:19; Apocalipsis 6:16-17; Hebreos 10:31).

g) ¿Qué es el juicio eterno?

Ser echado en el fuego eterno del infierno (Mateo 18: 8-9).

– Estar en la compañía del diablo y sus ángeles (Mateo 25:41).

– Castigo eterno (Mateo 25:46).

– Oscuridad donde habrá llanto y crujir de dientes (Mateo 25:30).

– Vergüenza y confusión perpetua (Daniel 12:2).

– La segunda muerte (Apocalipsis 20:14-15).

– Eterna separación de Dios (Mateo 25:41; 2 Tesalonicenses 1:9-10).

h) Otras enseñanzas sobre el juicio eterno

– Aniquilación, es decir, no hay nada al final.

– Castigo temporal, luego aniquilación.

– Reconciliación universal: aquí incluso el diablo será salvo.

NOTA: Ninguno de estos puntos son verdades bíblicas: (Mateo 25:31-46; Apocalipsis 20:10; Marcos 9:47-48).

i) ¿Por qué debe haber juicio?

Por el pecado contra la ley de Dios (Romanos 2:12).

– Por impiedad (2 Pedro 3:7).

– Por maldad (2 Pedro 2:9).

– Por desobediencia (Judas 6).

– Por incredulidad (Juan 3:18).

– Por trasgresión (Romanos 5:18).

– Por hechos malos (Juan 3:19).

j) ¿Quién es juez?

Dios (Hechos 17:31; Romanos 3:6; Hebreos 12:23; 1 Pedro 4:5).

– El Hijo (Juan 5:22-27; Hechos 10:42).

– Los santos (1 Corintios 6:2-3).

k) ¿Cuáles son los principios que gobiernan el juicio divino?

– La medida de luz o verdad revelada (Mateo 10:14-15; 12:41).

– Todo conocimiento divino (Juan 8:15-16; Apocalipsis 20:12,15; Romanos 2:2).

– Las palabras de Dios (Juan 12:48-50).

– Responsabilidad personal (Romanos 14:10-12).

– Conducta personal (2 Corintios 5:10; Romanos 2:5-6; 1 Pedro 1:17; Apocalipsis 20:12).

– Imparcialidad divina (1 Pedro 1:17).

– El trato a los hijos de Cristo (Mateo 25:31-46; 12:50; 2 Tesalonicenses 1:5-10). – La ley (Romanos 2:12).

– Rectitud y justicia (Salmos 9:8; 96:13; Hechos 17:31; Romanos 2:5; 2 Timoteo 4:8; Apocalipsis 19:11).

– Motivos y pensamientos (1 Corintios 4:5; Romanos 2:16).

– El evangelio (2 Tesalonicenses 1:8).

l) ¿Cuándo ocurre el juicio?

(I) Ha Ocurrido

Satanás (Juan 16:11; Colosenses 2:15).

– El mundo (Juan 12:31).

– El hombre (Juan 3:18; Juan 5:24; Romanos 5:9; Romanos 8:1).

(II) Está ocurriendo

– Pecadores (Romanos 1:18-32).

– Cristianos (1 Corintios 11:31-32).

(III) Ocurrirá

Después de la muerte (Hebreos 9:27).

– El día final (Juan 12:48).

– El día (Mateo 10:15; 11:22-24; 12:36; Hechos 17:31; Romanos 2:5; 1 Corintios 3:13; 2 Tesalonicenses 1:10; 2 Pedro 2:9; 2 Pedro 3:7; y 1 Juan 4:17).

– En la venida de Cristo (Mateo 25:31; 1 Corintios 4:5; 2 Tesalonicenses 1:7-10;2 Timoteo 4:1; Judas: 14-15).

(IV) Ocurrirá en

– El trono de su gloria, para las naciones (Mateo 25: 31-46).

– El tribunal 8de Cristo, para los santos (Romanos 14:10; Corintios 5:10).

– Un gran trono blanco, para los pecadores8 (Apocalipsis 20:11-15).

(V) ¿Qué pasará?

– Los pecadores serán juzgados por el pecado y sepultados en el olvido interminable (2 Tesalonicenses 1:8-9; Apocalipsis 11:18; Mateo 25:46; Apocalipsis 20:15).

– Los justos en Dios vivirán para siempre con Cristo Jesús y recibirán recompensas por lo que hayan hecho en Cristo.

Nosotros como discípulos de Jesús necesitamos rescatar a los perdidos y preocuparnos por los que se están muriendo.

m) Preguntas y puntos de discusión

1. Si Dios es un Dio8s de amor, ¿por qué permite que los que no aceptan a Jesús como Señor y Salvador sean castigados por la eternidad? (Hebreos 10:26-29).

2. ¿Puede Dios negar su propia rectitud, santidad y justicia en algunas circunstancias?

3. ¿Deberíamos vivir en el temor de Dios? (1 Pedro 1:17).

4. La ira de Dios fue invocada cuando el hombre escogió pecar. ¿Cómo apaciguó Jesús esa ira o enfado?

5. ¿Por qué debería la enseñanza sobre el juicio eterno motivarnos para ser testigos de Jesús aquí en la tierra?

n) Resumen y aplicación

1. Está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio. (Hebreos 9:27).

2. Dios es santo, justo y no puede mentir. Dentro de El no hay sombra de variación. Debe ser conforme a su naturaleza y carácter. El pecado y rebelión del hombre contra Dios, por consiguiente, debe ser juzgada (Santiago 1:17; Números 23:19).

3. Los justos en Dios han de ir a un lugar donde la muerte y la maldición faltan y donde vivirán con Jesús p siempre.

4. Los que no ace8ptan el camino de Dios para ellos en Jesús, irán al castigo eterno.

5. El juicio eterno es una verdad fundamental que debería motivarnos como discípulos de Jesús a vivir en el te de Dios y a alcanzar a los perdidos y los que se están muriendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s