Estudios para Grupos de Vida. La Sanidad Divina 2. Nº 67

El Reino de Dios

LA SANIDAD DIVINA (2)

En el ministerio de los discípulos

(Mateo 10:1-8)

Resumen: Un estudio de cómo definitivamente Jesús enseñó y alentó a sus discípulos a un ministerio de sanidad, nos alienta también a nosotros a que retomemos este ministerio olvidado en la Iglesia.

Preguntas para la discusión:

  1. ¿Qué evidencia hay que Jesús quiso traspasar su ministerio de sanidad a sus discípulos? ¿Cómo lo hizo? (vv.1, 8).
  2. Más adelante, Jesús envió a otros setenta obreros (vea Lucas 10:1-9, 17-20). ¿Qué les enseña acerca de la sanidad? ¿qué resultados hubo?
  3. Entre las últimas instrucciones de Jesús a sus discípulos, ¿cuál habría sido su intención e instrucción acerca de la sanidad? (vea Juan 14:12-14; Mateo 28:18-20).
  4. ¿Qué evidencias hay que Jesús continuó su ministerio de sanidad después de su resurrección, por medio de su Iglesia? (Vea Hechos 2:43; 3:1-10; 4:10, 16, 22; 5:12-16; 9:32-35; 14:8-10; 19:11-12).
  5. ¿Qué indicaciones hay de que hoy la Iglesia también debería ministrar sanidad a los enfermos? (vea Santiago 5:13-20; 1 Corintios 12:4-11).

Aplicación: ¿Por qué no se ha visto por muchos siglos un gran ministerio de sanidad en la Iglesia? ¿Por qué conviene su restauración hoy?

Búsqueda: ¿En qué forma ayudaría al mundo moderno la sanidad de Cristo, expresada por medio de la Iglesia?

Respuestas guía:

  1. Jesús les enseñó a sanar, primero mostrándoles su ejemplo, después dándoles autoridad y poder para ello por medio del Espíritu Santo, y luego enviándolos a ponerlo en práctica.
  2. También a los discípulos menos cercanos, Jesús les enseñó y envió a sanar. El se goza cuando vuelven con resultados positivos en su lucha contra el reino de Satanás.
  3. Después de su muerte y resurrección, ellos recibirían poder para hacer señales y milagros por medio del Espíritu Santo. Deberían enseñar a futuros discípulos todo lo que él les había enseñado (incluyendo, se entiende, el ministerio de sanidad).
  4. Cada ejemplo atestigua el poderoso ministerio de sanidad que desarrollaba la primera Iglesia.
  5. Las instrucciones son claras, debemos orar por los enfermos y esperar los dones de sanidades en el Cuerpo de Cristo que el Espíritu Santo reparte. Los que oremos veremos los resultados, según la Palabra de Dios.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en casas de paz, Estudios para Grupos de vida, Grupos de vida, material para celulas, reuniones caseras. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s