Estudios para Grupos de Vida. 52

Cómo enfrentar:

EL DUELO

(1 Tesalonicenses 4:13-18)

Resumen: Pablo quiere recalcar a los tesalonicenses que no pierdan la esperanza respecto a los que han muerto en el Señor. Cristo vendrá, no solamente para los vivos, sino también para los muertos; mas, los muertos resucitarán primero. Estaremos todos con Cristo para siempre. El conocimiento de esta verdad debe dar un nuevo aliento. El duelo es un proceso humano normal porque la muerte de un ser querido es un impacto doloroso y angustiante. Algunas culturas hacen todo un ritual para expresarlo. Es importante, por lo tanto, sentir libertad para llorar, suspirar, gemir, etc., para expresar y exteriorizar ese profundo dolor; esto ayuda a evitar los efectos malsanos de la angustia reprimida, y la excesiva auto-compasión, que llevan a la depresión.

Preguntas Para La Discusión:

  1. ¿Cómo nos ayuda el conocer a Cristo y el ser creyente en tiempos de duelo? (vv. 13-15, 18; Mateo 27:27-56; Hebreos 2:14-18; 4:15).
  2. ¿Cuáles son algunas manifestaciones del duelo? Por ejemplo; Juan 20:11; 1 (Samuel 4:16-21; 2 Samuel 18:33; 19:4).
  3. ¿Qué diferencia hay entre el duelo de un cristiano y el de un incrédulo? (1 Tesalonicenses 4:13; 2 Corintios 1:3-5).
  4. ¿Cuál es la esperanza con la cuál podemos consolar al cristiano en su duelo? (1 Tesalonicenses 4:13-18; 1 Corintios 15:22, 23, 43, 57; Filipenses 1:21, 23).

Aplicación:

  1. ¿Cómo debemos enfrentar la complicación de sentirse culpable, la inconformidad o el miedo al futuro que muchas veces se añaden al dolor de la persona que está de duelo? (1 Juan 1:9; Efesios 4:26; Romanos 8:28; 1 Juan 4:16-18).
  2. a) ¿Qué podemos hacer cuando un hermanos está de luto,

Ø cuando sufre el primer choque?

Ø durante las semanas y meses siguientes cuando está desorientado todavía?

b) ¿cómo podemos ayudar a una persona con una enfermedad mortal?

Búsqueda: ¿Cómo podemos ayudar a un incrédulo a encontrar a Cristo por medio de su aflicción?

Respuestas guía:

  1. El también sufrió, compartió todo lo que nosotros experimentamos en el duelo. Venció a la muerte y ha quitado el temor de ella. El nos ayuda.
  2. El llorar, pérdida de ánimo y motivación, pereza, reacciones mecánicas, formalidad, angustia, etc., aún la muerte, por el choque emocional.
  3. El cristiano sufre, pero con esperanza, mientras el incrédulo sufre con desesperación. Para él, la muerte es el fin.
  4. En Cristo, Dios nos ha prometido la resurrección a una vida nueva: estaremos con Cristo para siempre, podemos perderle el temor a la muerte, y aún anticipar con gozo el estar con Cristo.

Aplicación:

  1. Hay que enfrentar estas complicaciones, y no ignorarlas, pero una actitud de amor y entendimiento es necesaria, no una actitud de condenación o de crítica. Si la persona afligida mantuvo malas relaciones con el difunto, será necesario confesarlo para recibir el perdón del Señor y mostrar su arrepentimiento, haciendo esfuerzos por arreglar otras relaciones que estén deterioradas. Si tiene miedo del futuro, mostrarle que Dios soberanamente es su seguridad. Dios controla todo para el bien de los que le aman. Amar a Dios implica echar fuera el miedo.
  2. a) 1- Tratarle como a una persona con una crisis emocional, ayudarle a descansar, no hablar mucho, solamente escuchar. Después habrá tiempo para conversar y aconsejar.

2- Aconsejar acerca de las complicaciones del duelo. Dejar que el afligido hable acerca del difunto, especialmente de la relación entre ellos; puede que sea una forma de confesión. Proporcionar ayuda práctica que el afligido no está efectuando, como por ejemplo, ir al correo, preparar comidas, cuidar a los niños, etc. El ser honesto es importante. También hablar del difunto dando oportunidades para recordar buenos momentos, etc.

b) Decirle la verdad (Efesios 4:25). Tiene derecho a saberla. Dará oportunidad de arreglar relaciones malas y preparar en general lo relativo a la muerte, que es una realidad de la vida humana. También mejorará la comunicación; no habrá barreras ni temas prohibidos, no es necesario fingir. Para la familia y amigos hace más fácil el duelo y evita las complicaciones de sentirse culpable, después de la muerte.

Búsqueda: Explicándole la esperanza en Cristo y presentar el evangelio. Al escuchar su confesión de culpabilidad podemos dirigirlo al arrepentimiento, o por su confesión de miedo podemos guiarlo a Cristo, que nos ama y nos cuida (Romanos 8:28), etc.

Notas Para La Preparación Y Explicación:

“Los que duermen” (v.13): Referencia a la muerte de algunos creyentes, posiblemente a causa de persecución.

“Voz de arcángel” (v.16): Cristo vendrá con los ángeles (Mateo 13:26).

“Trompeta” (v.16): La última trompeta (ver Mateo 24:31).

“En el aire” (v.17): Alusión al rapto (ver Daniel 7:13; Marcos 13:26; 14:62; Apocalipsis 1:7).

Pasajes bíblicos adicionales:

1 Corintios 15:1-58 Apocalipsis 14:13; 20:1-15; 21:4; 22:4-5

Salmo 49:10 Romanos 5:12 ; 6:8-9; Hebreos 9:27

Anuncios
Esta entrada fue publicada en casas de paz, Estudios para Grupos de vida, Grupos de vida, material para celulas, reuniones caseras. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s