¿A QUIÉN DEBEMOS ADORAR Y RENDIR CULTO?

ADORACIÓN: ¿A QUIÉN DEBEMOS ADORAR?

Solo a Dios Padre y a Jesús (que es Dios) se debe adorar.

Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

(Mateo 4:10)

Los reyes magos adoraron solo a Jesús

Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, LO ADORARON (SOLO A JESÚS); y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

(Mateo 2:11)

Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios. (Jesús aceptó la adoración).

(Mateo 14:33)

Pedro rechazó que se postren ante él.

Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró.

(Hechos 10:25)

Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre.

(Hechos 10:26)

Pablo y Bernabé rechazaron todo tipo de honra humana hacia sus personas (lea el contexto).

y diciendo: Varones, ¿por qué hacéis esto? Nosotros también somos hombres semejantes a vosotros, que os anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay.

(Hechos 14:15)

Los Ángeles rechazan la adoración a ellos ante la emoción de S. Juan:

Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas.

(Apocalipsis 22:8)

Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. ADORA A DIOS.

(Apocalipsis 22:9)

Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero (Jesús)

(Apocalipsis 22:1)

Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán,

(Apocalipsis 22:3)

EN EL CIELO SOLO SE ADORA AL PADRE Y AL HIJO CON LA GUÍA DEL ESPÍRITU SANTO.

A la Virgen María no se la debe adorar, sino querer y respetar y llamarla Bienaventurada

Entonces María dijo:

Engrandece mi alma al Señor; (Lucas 1:46)

Y mi espíritu se regocija en Dios mi salvador,

(Lucas 1:47)

Porque ha mirado la bajeza de su sierva;

Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.

(Lucas 1:48)

EN EL CIELO SOLO SE ADORA AL PADRE Y AL HIJO Y AQUÍ EN LA TIERRA TAMBIÉN DEBE SER IGUAL.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario y ayudanos a que se conozca el sitio!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s